Costa

La guerra de las banderas de Creixell

El alcalde Jordi Llopart (PDeCAT) las retiró la semana pasada como protesta por las cargas policiales y justificando que debían lavarse. Hoy, el PP ha entrado la Senyera y la de España mientras las oficiales están en la 'tintorería'.

Un bando del alcalde de Creixell, Jordi Llopart (PDeCAT), del pasado jueves día 5 de octubre justificaba la retirada de todas las banderas que ondeaban en los mástiles del balcón principal del Ayuntamiento.

Había la bandera de España, la Senyera, el estandarte local y la bandera de la Unión Europea (UE). El alcalde nacionalista justificó la retirada de todas ellas "porque estaban sucias" y requerían un lavado.

Así, dejó el balcón del Ayuntamiento sin estandartes ni el penón de la fiesta mayor. 

La situación de la lavandería era simbólica como todo el mundo ha entendido, puesto que el motivo real del bando de Llopart era el de protestar por las cargas policiales del pasado 1 de octubre durante la celebración del referéndum y también por exponer su postura claramente independentista.

La situación ha molestado a varios colectivos y vecinos de esta localidad del Tarragonès y esta mañana, los dos concejales del PP en la oposición, María Juncal y Pedro José Martínez, han decidido poner remedio a la situación.

Han entrado por registro un escrito dirigido al alcalde. En él exponen lo ocurrido el pasado jueves día 5 y le critican de forma sutil su acción. "Al margen de que las banderas no se lavan nunca si no que se procede a su sustitución, nos sorprende la falta de previsión del alcalde, para que en caso de inconveniente, al tomar esta irregular decisión, se pudiese seguir cumpliendo la normativa legislativa como representante de instituciones a nivel local, que es este ayuntamiento".

Por esta razón, los dos ediles han acompañado el escrito con dos banderas, la española y la Senyera, "con ánimo de reemplazarlas lo antes posible y colaborar para que la fachada municipal pueda reflejar las instituciones que representa".

Los dos concejales entienden que la bandera de la Unión Europea (sacada simbólicamente por el nulo apoyo a la supuesta independencia de Catalunya) y el estandarte con el escudo local no están sucias y se encuentran en perfecto estado en el consistorio.

Y las otras, a pesar de que nadie se cree que estén en la lavandería, ya tiene su repuesto para que ondeen cuanto antes en el balcón mientras no llamen desde la 'tintorería'.

Ahora falta por ver qué hará el alcade Llopart con este regalo de los ediles del PP.

Sigue navegando