Economía

La letra, con animación entra

Desde Constantí, Emund Productions quiere aportar al mundo de la educación infantil y primaria sus contenidos animados con figuras de plastilina

Dos grupos de P3, con niños y niñas de entre 3 y 4 años. Toca trabajar el proyecto de la primavera. Conocer las partes de una planta, las frutas y verduras, la metamorfosis de una mariposa. El primer grupo de alumnos sigue el método tradicional: una serie de fichas con fotos plastificadas, una explicación oral en el aula. El segundo, mira un vídeo de tres minutos y veinte segundos, producido con técnicas de animación ‘stop motion’: personajes de plastilina (una abeja, una flor...) explican la primavera a esas niñas y niños.

Acabada la sesión simultánea, se les pregunta a los niños del primer grupo, el de la metodología tradicional, sobre varios de los conceptos que han salido en clase. Un 38% de ellos responde correctamente a todas las cuestiones. Se hace lo mismo con el segundo grupo, después de haber visto el vídeo. El 82% responde correctamente a las mismas preguntas. Una diferencia de resultados de más del doble. ¿Una mina sin explorar para la educación de infantil y primaria?

Así lo creen los impulsores de Emund Productions (Raquel Meseguer, 26 años, Vila-seca; August Villamayor, 27 años, Cambrils; Marina Almazán, 25 años, Constantí), el proyecto con el que quieren entrar en el mercado de contenidos formativos para escuelas.

El ‘Stop Motion’ es una técnica de animación que toma fotos una a una, hasta crear una secuencia

Ese pequeño corto y la prueba piloto que hicieron en la antigua escuela donde estudiaron Raquel y Marina (La Salle Torreforta, en Tarragona), como trabajo de fin de grado de Raquel, decidió a este grupo de amigos a dar el paso.

Empezaron el año pasado, cuando tras ganar el Programa Yuzz de Tarragona, dirigido a jóvenes emprendedores, Marina viajó como premio a Silicon Valley, en noviembre, para conocer otras experiencias. Marina es la economista del grupo y, al igual que Raquel (graduada en Educación Infantil), basó su trabajo de fin de grado en el plan empresarial de Emund Productions.

El tercer integrante de este grupo de emprendedores, August, también cuenta con formación en el mundo educativo, donde lleva años trabajando como monitor y entrenador deportivo de niños, además de poseer un grado en Educación Primaria. Él fue quien empezó con el modelado de los personajes de plastilina, una tarea a la que pronto de sumaron Raquel y Marina.

Con sede en Constantí, Emund Productions se constituyó como SCP el pasado mes de diciembre, con estos tres socios a partes iguales. Un cortometraje para aprender las horas en catalán (tres quarts i cinc de dues, cinc minuts per dos quarts de nou... son conceptos que suelen costar a la primera) fue su primer producto comercial (y el primero que lograron vender).

Hoy tienen cinco productos en catálogo (las cuatro estaciones y las horas) y confían en añadir otros diez cortometrajes más de aquí a final de año. En todos los casos, se trata de contenidos orientados al currículum escolar de los cursos que van de P1 (niñas y niños de un año) a sexto de Primaria (entre 11 y 12 años), en catalán, castellano e inglés (para cuyos contenidos cuentan con la locución de una nativa estadounidense) y comercializados en forma de licencia única (80 euros por producto, renovables anualmente), aunque también hacen proyectos por encargo.

Confían en cerrar el año con una decena de escuelas del Camp de Tarragona como clientes, para seguir creciendo en este ámbito territorial.

Sigue navegando