Naltros

Bebés a ritmo de Coldplay

Estimulación. Talleres musicales en Tarragona para el desarrollo del niño a nivel emocional, físico e intelectual

«La música es siempre música y la que le guste al padre o a la madre, de alguna manera se le transmite mejor al niño», explica Laura Nogueras, pianista y profesora de lenguaje musical en el Conservatorio Profesional de Música de Tarragona.

Laura (http://mimamamecanta.blogspot.com.es/) imparte durante este mes un taller de música que consta de cuatro sesiones para bebés de 0 a 3 años y sus familias en la Sala Àmbit Cultural de El Corte Inglés.

El objetivo es doble. Por un lado, reforzar vínculos entre los diferentes miembros de la familia, «disfrutar e ir un poco más allá del día a día», y por el otro, la iniciación musical temprana.

Nogueras basa los talleres en diferentes métodos de pedagogía musical activa, sobre todo en el método Gordon, «vanguardista y llegado de Estados Unidos que se centra en la pedagogía musical de los niños de 0 a 6 años porque considera que desde que nacen se pueden desarrollar a nivel musical, tanto a nivel auditivo como rítmico, y lo hacen a través de lo que cantan los padres y del movimiento corporal», explica. 

Esta profesional compara el aprendizaje musical con el de la lengua materna y defiende que «es exactamente igual. Se aprende primero simplemente escuchando y una vez han escuchado muchísimo empiezan a tener una respuesta a nivel lingüístico. Lo mismo ocurre con la música. Sobre todo escuchan la voz de la madre, del padre y poco a poco el niño desarrolla su oído, su sentido rítmico, lo que hará que en un momento determinado también dará respuestas. A los talleres han venido niños con semanas de vida y claro que son muy pequeños, pero ellos están escuchando. Nadie se plantea si será muy pequeño el niño para aprender la lengua materna y, del mismo modo,  no te tienes que esperar a que tenga seis años para empezar a cantar con él», argumenta.

Títeres, pañuelos, pequeñas pelotas, canciones a cappella, recitadas, danzas cantadas, juegos de falda, relajación y movimiento corporal son algunas de las estimulaciones con las que trabaja Laura, todo ello vehiculado con la música, muy variada. «Siempre intento que la sesión tenga la misma estructura». Y en cuanto al estilo, «hay clásica, pero también pop. Igual cantamos una canción popular catalana que pongo un tema de Coldplay, pero la parte de música grabada es muy pequeña», relata. Y todo ello se puede disfrutar y seguir trabajando después en casa a partir de la grabación de las sesiones.
 

Psicomotricidad 
Nogueras plantea la música como una herramienta para el desarrollo global del niño y comenta las bondades del movimiento. Así, explica que «se sabe que cuando el bebé es movido se estimula el sistema vestibular. Y cuando estimulas este sistema estás trabajando la psicomotricidad, lo que también quiere decir trabajar a nivel neurológico. Por lo que este movimiento natural que hacemos a través de la música beneficiará a las demás áreas de su vida, a nivel lingüístico, por ejemplo o matemático. Es un todo». 

Mañana vuelve al mismo espacio (12.30h) para presentar el cuento musical La festa del senyor Talp y lo hace con la pianista Montse Blai y el violinista Albert Rodríguez. Es una historia original de Anabel Sáiz. Para familias con niños de hasta ocho años.

Sigue navegando