Naltros

Con suma responsabilidad

El comercio justo ayuda a gentes del mundo a salir de la pobreza, una apuesta cada vez más visible en tiendas de Tarragona 

La ugandesa Violet Byamighisha puede pagar el colegio de sus hijas e ir al médico cuando lo necesita gracias al cultivo de café de comercio justo. La nicaragüense Luz Evelia ha conseguido registrar la finca a su nombre y costear la educación superior de sus hijos. La paraguaya Alba Zaracho tiene independencia económica y una formación especializada gracias al cultivo de la caña de azúcar... Todas han podido salir adelante gracias al comercio justo y al apoyo de la ONG Oxfam Intermón. Y como ellas, un largo etcétera.

Un salario adecuado, unas condiciones laborables dignas y seguras y acabar con la explotación laboral infantil son algunas de las premisas del consumo responsable y el caballo de batalla de Oxfam Intermón, con proyectos en todo el mundo para «lograr que las personas puedan salir de la pobreza por sí mismas y prosperar». Una lucha, en definitiva, a favor de los derechos humanos.

Tienda en Tarragona

Oxfam Intermón trabaja con artesanos ceramistas y con campesinos que cultivan café, caña de azúcar o cacao, «productos que se consumen en el mundo entero y en grandes cantidades. Ha llegado un momento en que las grandes multinacionales han arrasado y tienen sus propios cafetales. Y hay pequeños campesinos que tienen derecho a cultivar pero les cuesta mucho colocar los productos en el mercado», explica Elena Basilio, responsable de la tienda que esta ONG tiene en Tarragona (calle Emperador August, 18). Añade que «se les compra la materia prima y se les suelen mantener los precios. De lo contrario, las grandes multinacionales les compran la tierra, los ponen a trabajar en sus tierras y los esclavizan. Les pagan unos sueldos de miseria y no les importa que trabajen niños».

Elena detalla que «en los campos que disponen de sello de comercio justo mujeres y hombres tienen que trabajar en igualdad, recibir un salario digno y sin explotación infantil. Normalmente se agrupan en cooperativas».

Pero no solo se les compra el producto. También se les pide que cultiven de manera orgánica -sin herbicidas ni pesticidas y de una forma ecológica-. «Ellos no tienen capacidad de procesar la materia prima, por lo que se procesa aquí», comenta Elena. ¿Dónde? En diferentes países. El cacao que llega de República Dominicana se procesa en Alemania y otros productos de cacao en Oxfam Bélgica, «y son excelentes», manifiesta. 

Mujeres y discapacitados

Sin embargo, lo más interesante es que esta compra directa al campesino supone que el beneficio se reinvierte. Además, «se les da una formación en el lugar de origen, un arma para subsistir por ellos mismos. No es caridad por caridad sino que se les proporciona la posibilidad, en su lugar de origen, de poder sobrevivir», asevera.

La mujer es otro de los puntos claves de Intermón, que las apoya para que avancen y hagan avanzar, cuestionen la discriminación que sufren y reclamen una vida libre de violencia. ‘Me niego a...’ es el lema de sus avanzadoras, mujeres fuertes que luchan por sus derechos y por dejar atrás una vida de desigualdad.

Veraluna es una marca de esta ONG que presenta ropa de algodón orgánico, elaborada por féminas en la India, en unas condiciones respetables. Al mismo tiempo, la firma Tierra Madre en Sudamérica, empodera a mujeres nicaragüenses y ugandesas que carecían de derechos y que gracias a microcréditos, han podido poner en marcha sus cultivos. 

Mientras, en un polígono industrial de Kolkata se sitúa la cooperativa Silence, la única organización artesanal de la India formada exclusivamente con personas disminuidas físicas, quienes trabajan con velas, inciensos y juguetes. Es otro de los proyectos de Intermón. Como apunta Elena, «a los discapacitados en la India no los quieren ni en su propia familia». Explica que «además de que pueden salir adelante, la sociedad ahora empieza a pensar que no son un estorbo». 
En sus tiendas, Intermón ofrece productos de alimentación, hogar, joyería y cosmética y también por internet (https://tienda.oxfamintermon.org).

Veritas y Fitcoffee

La cadena de supermercados Veritas (veritas.es), que ofrece productos con certificación ecológica, también trabaja con comercio justo. Laura Martínez, responsable de la tienda de Tarragona explica que se puede encontrar el agua mineral natural solidaria Auara, que invierte el 100% de sus dividendos en llevar agua potable a personas que no la tienen. Veritas ofrece café, azúcar e infusiones, del proveedor AlterNativa 3 (http://alternativa3.com), que comercializa teniendo en cuenta la ética empresarial y el medio ambiente, entre otros factores.

También Raquel Olvera tiene en su tienda Fitcoffee, en Tarragona, artículos de consumo responsable, sobre todo chocolates, azúcar y café -como cafés Candelas, que llegan desde Nicaragua y Tanzania- o un cacao puro ecológico de Costa de Marfil y Ghana, elaborado en cooperativas campesinas sin abonos, pesticidas o elementos químicos. (En Instagram, @fitcoffeetarragona).

Sigue navegando