Tarragona

Bienvenidas al lado oscuro... de la vida

#seriesenvena‘Chicas buenas’ está a caballo entre ‘Breaking Bad’, ‘Mujeres desesperadas’ o ‘Thelma & Louise’. Una delicia para ver y disfrutar este verano

Una mañana cualquiera, de un día cualquiera, tres madres realizan sus tareas habituales de cada día: una (Beth) prepara el almuerzo de sus cuatro hijos y marido, otra (Annie) lleva a su hija al cole antes de ir a trabajar de cajera al súper, y la última (Ruby) asiste a una charla de su niña en clase. Hasta aquí todo normal. Pero ¿y si tras todo esto quedan a una hora determinada y juntas y decididas atracan un supermercado?... muy normal no es.

Desesperadas de sus vidas
¿Cómo han llegado hasta aquí estas dos hermanas y su amiga? Esto es lo que nos va a intentar explicar Netflix en su nueva serie Chicas buenas.
Beth (Christina Hendricks) está al borde de la ruina por la ineptitud de su infiel marido, Annie (Mae Whitman) la hermana de Beth, es una madre separada que necesita dinero urgentemente para luchar por la custodia de su hija transgénero y Ruby (Retta) tiene una hija con graves problemas de salud y que necesita una atención médica muy costosa.

Tres madres unidas en el crimen para intentar salvar a sus familias, una combinación peligrosa

Siguiendo la estela de series como Mujeres desesperadas vemos a unas madres de familia normales superadas por las circunstancias de sus vidas que las llevan a tomar una serie de decisiones que marcarán un punto de inflexión en su futuro. Nada va a suceder como ellas esperan y van a vivir situaciones por momentos muy surrealistas y divertidas, sin dejar de lado una parte más humana y triste ya que las circunstancias personales de cada una, como vemos, son complicadas.

Unidas en la adversidad
Estas mujeres ven que la decisión que han tomado de atracar el supermercado no les ha resultado tan mala. Hasta que comprueban que el mundo del crimen es mucho más complicado de lo que ellas esperaban.

Un peligroso delincuente, que dice ser el propietario del dinero que han robado en el supermercado, las obligará a trabajar para él, y a partir de aquí el cúmulo de situaciones que van a vivir puede llegar a ser infinito.

Un elenco de primera
Gran parte del éxito de crítica que ha tenido Chicas buenas se debe a la interpretación y la química de sus tres actrices protagonistas Christina Hendricks, conocida por su papel en Mad Men, Retta y Mae Whitman. Su decisión de tomar las riendas de sus vidas e intentar darle un giro drástico a su realidad diaria dará lugar a que sus interpretaciones nos muestren a mujeres independientes y capaces de realizar cualquier cosa que se propongan, aunque a veces crean desfallecer en el intento.

Hay muchos momentos de la serie que me recuerdan a la gran Breaking Bad. Gente con vidas normales que llevadas por las circunstancias se pasan al lado oscuro del mundo del crimen. Pero a diferencia, en Chicas buenas no veo a ninguna mujer intentando chantajear a Walter White con descubrir su identidad si no acepta acostarse con ella. Otro obstáculo más que nuestras protagonistas tendrán que salvar.

La serie se emitió originariamente en febrero por la cadena norteamericana NBC, pero Netflix la ha recuperado y la ha estrenado ahora para alegría de muchos.

Chicas buenas, que en su primera temporada consta de diez capítulos, es una buena opción para ver y disfrutar este verano a la espera de que el próximo año estrenen su segunda temporada y ya os digo yo que vais a tener ganas de verla porque el cliffhanger final os va a dejar con muchas ansias de ver cómo continúa la historia de nuestras criminales favoritas.

Sigue navegando