Trending

Las ventajas de contratar un seguro de salud

La sanidad en España es una de las grandes joyas que tiene el Estado. Nuestro país es envidiado en todo el mundo por el nivel del personal sanitario y las coberturas que ofrece el sistema sanitario público, y también el privado.

Así, queda claro que lo que funciona en España no es la sanidad pública o privada, sino los profesionales y los propios ciudadanos, que entienden que la salud es un tema básico a proteger y cuidar.

A pesar de que España es un país con un sistema de salud muy asentado y que responde a las necesidades básicas de todos los ciudadanos, es cierto que en los últimos años se han visto un poco empobrecidos estos servicios sanitarios como consecuencia de las restricciones presupuestarias.

Cada vez son más los ciudadanos que quieren proteger su bienestar y el de todos los miembros de su familia y optan por contratar seguros de salud privados para garantizarse el acceso a servicios, consultas, pruebas diagnósticas o resultados de pruebas médicas sin tener que soportar largas colas o periodos que se prolongan en el tiempo.

Es especialmente grave el retraso en los tiempos de espera para las intervenciones, periodos que pueden perjudicar la salid de las pacientes. Para combatir estos periodos de demora, y sin dudar de los profesionales de la sanidad pública, parece muy recomendable contar con la protección de los seguros médicos.

Os mostramos a continuación algunas razones para contratar un seguro de salud.

Reducción en las listas de espera

Cuando se piensa en los seguros médicos, son muchas las personas que creen que este tipo de coberturas o pólizas únicamente cubren ciertas intervenciones, y la realidad no es del todo así. Las personas que cuentan con un seguro médico pueden acudir a consultas de asistencia primaria o con el especialista y acceder a procedimientos diagnósticos o a garantías de medicina preventiva, entre otras listas de espera, con listas de espera reducidas y con una atención cercana y personalizada.

Es decir, en el seguro médico, dependiendo de las pólizas contratadas, entran habitualmente consultas con el médico de familia, el de cabecera, y con especialistas de diferentes ramas de la medicina, pero siempre con un trato más personalizado.

Un ejemplo de este tipo lo encontramos en DKV. Si vemos en su web el cuadro médico de DKV para cualquiera de las provincias en las que esta aseguradora presta servicios comprobamos diferentes pólizas que se ajustan a las necesidades de los diferentes usuarios. Con DKV y los profesionales de su cuadro médico, los asegurados pueden estar tranquilos de estar perfectamente atendidos.

Un segundo aspecto positivo de los seguros privados de salud es que los asegurados, los clientes, pueden elegir dependiendo de si disponen de un seguro de cuadro médico o de reembolso, entre una gran variedad de profesionales y centros de salud u hospitales concertados con la compañía, o bien otros centros con el reintegro de un porcentaje importante del 90% de los gastos ocasionados.

El asegurado, es decir, el tomador de la póliza, el cliente del seguro médico, en caso de intervención de gravedad que requiera hospitalización por alguna de las causas incluidas en el seguro médico, disfruta de mejores condiciones que otras personas que no están aseguradas y han de acomodarse en las instalaciones que pone a disposición de los ciudadanos la sanidad pública.

Este tema es especialmente relevante para los familiares que acompañan a los pacientes, que muestran así una ayuda más cercana y pasan un tiempo más cómodo durante la hospitalización.

Como cuarta ventaja de las aseguradoras privadas de salud está el hecho de que se saltan trámites habituales en la sanidad pública. En la sanidad privada se puede acudir de manera directa al especialista, con ahorro de tiempo y mucha más comodidad para el paciente.

En la sanidad pública, el primer contacto con un doctor es el médico de cabecera, lo que colapsa de algún modo el sistema sanitario.

Por último, los servicios de atención de las coberturas privadas de salud funcionan de manera ininterrumpida durante 24 horas al día y todos los días del año, algo que también ocurre con la sanidad pública, pero con una atención más cercana, rápida y fluida. Igualmente, cada vez son más los seguros de salud privados que cuentn con servicios accesorios como la atención psicológica telefónica.

Sigue navegando