Trending

Las ventajas de las razas de perros grandes al adoptar

A la hora de adoptar un perro, es muy importante que busquemos aquel que se adapte mejor a nuestro estilo de vida, de manera que os vamos a presentar algunas de las ventajas que tienen los perros de raza grande a la hora de incorporarse a nuestra familia.

Si os estéis planteando adoptar un nuevo perro, las razas de perros grandes son una de las alternativas más recomendables, ya que ofrecen algunas ventajas muy interesantes con respecto a las razas de perros pequeños. Por esa razón vamos a analizar algunas de ellas, pero sobre todo nos vamos a centrar en la necesidad de tenerlo todo preparado a su llegada, garantizando que nuestro nuevo compañero disfrutará de toda la comodidad y seguridad que merece.

¿Me interesa más adoptar un perro pequeño o una de las razas de perros grandes?

Esta es una duda bastante habitual que nos hacemos a la hora de tomar una decisión acerca de cuál es el mejor perro para adoptar, y es que son tantas todas las razas de perros grandes y tipos de perros que tenemos a nuestra disposición, que muchas veces decantarnos por una o por otra puede llegar a ser bastante complicado.

Lo esencial en estos casos es que busquemos un perro que se adapte a las condiciones y el estilo de vida que le podemos dar, es decir, no es lo mismo vivir en una casa pequeña sin demasiado espacio que hacerlo en un terreno con miles de metros cuadrados para que puedan correr y desfogarse por su cuenta.

No obstante, en cualquier caso vamos a destacar las ventajas de los perros de raza grande a la hora de adoptar, y es que por norma general estamos hablando de animales que se adaptan mucho mejor a la familia, es decir, son igualmente inteligentes como las razas pequeñas, pero por norma general tienden a ser más obedientes y se adaptan mucho mejor a las normas.

Los perros pequeños suelen ser un poco más individualistas, mientras que los grandes tienen una mayor capacidad para unirse a su nueva familia, llegando a querer a todos y cada uno de los miembros sin ningún tipo de distinción.

En este sentido también aprovechamos para recordar que precisamente son una de las mejores opciones para los niños, es decir, si tenemos hijos, los perros grandes suelen ser más robustos, resistentes y pacientes a la hora de jugar con niños pequeños, con lo cual es la alternativa más adecuada en la mayor parte de los casos.

Además, por norma general suelen ser más bonachón es y afables, siendo más cariñosos y teniendo una gran capacidad para adaptarse a la vida que le ofrecemos.

De igual manera, también se adaptan bien incluso a los pisos de reducidas dimensiones, pero eso sí, es muy importante en estos casos acordarnos de sacarlo a pasear todos los días, ya que de esta forma tendremos la total garantía de que se desfogan y hace el ejercicio tan importante para su desarrollo.

Recuerda conocer de antemano sus cuidados y tenlo todo preparado a su llegada

Pero también es esencial que, antes de dar el paso de la adopción, nos aseguremos de que tendremos todo preparado a su llegada, es decir, como ya sabéis, un perro es un ser vivo, de manera que va a tener una serie de necesidades y también va a precisar de un espacio propio para sentirse seguro, de la misma manera que deberemos alimentarlo y cuidar su salud como hacemos con cualquiera de los miembros de la familia.

Desde una pequeña casita hasta sus cuentos de comida y agua, el collar, una cadena para sacarlo a pasear, artículos de baño e higiene, etc., todo ello deberá estar siempre a mano y preparado para utilizarlo en el momento en el que sea necesario.

En cuanto al agua, en todo momento debe disponer de su cuenco con agua fresca y cristalina, mientras que para la comida, dependiendo de la raza de perro y de sus condiciones, ejercicio físico, etc., se deberán adaptar a sus necesidades. Este aspecto es difícil explicarlo de forma generalizada, ya que puede haber una importante variación en base a estos detalles, con lo cual, lo mejor que podemos hacer es hablarlo directamente con nuestro veterinario que será el que mejor nos puedan aconsejar en nuestro caso en particular.

De igual manera siempre vale la pena tener a mano un botiquín con gasas, absorbedores o empapadores, tijeras, yodo, ibuprofeno, esparadrapo, etc., ya que en cualquier momento se puede hacer alguna pequeña herida o incluso puede darle algo de fiebre por un simple resfriado, con lo que podremos tratarlo sin problemas.

Además, también es muy importante tener en cuenta que es posible que en el futuro tenga algún tipo de percance o enfermedad que nos lleve a realizar un mantenimiento específico, lo cual puede incluir desde la administración de inyectables subcutáneos, hasta realizar curas, limpiezas de los oídos, etc., lo que significa que debemos estar preparados para aprender y sobre todo perder el miedo a la hora de realizar este tipo de procedimientos.

Contacta con tu veterinario para establecer un calendario de vacunación y revisiones

Y finalmente no nos queda más que contactar con nuestro veterinario para poder establecer un calendario de vacunación, es decir, los perros necesitan vacunas todos los años durante toda su vida, ya que de esta forma nos aseguraremos de que estarán protegidos frente a enfermedades como puede ser por ejemplo la rabia, la cual en España no existe, pero precisamente se debe a la administración obligatoria de esta vacuna.

De igual manera también nos podemos plantear las vacunas de la leishmaniosis o de otras plagas sobre todo si nos encontramos en zonas endémicas, y por supuesto también deberemos establecer el contacto con nuestro veterinario de confianza con el objetivo de poder atender cualquier malestar, dolencia o enfermedad que se desarrolle nuestro nuevo compañero.

Si tenemos en cuenta todas estas recomendaciones, veréis como adoptar razas de perros grandes es una elección sobresaliente de la que no os vais arrepentir en absoluto.

Sigue navegando