Más de Camp

Recogen firmas para pedir desfibriladores en L'Arboç

La campaña la impulsa la madre de una joven que falleció el pasado año 

José M. Baselga

Whatsapp
La recogida de firmas en L'Arboç.

La recogida de firmas en L'Arboç.

Aquel 23 de agosto de 2020 la hija de Cristina había quedado con unos amigos. Días después iba a someterse a una operación, pero durante ese encuentro con los amigos la joven, de 18 años sufrió una parada cardiaca. No había en el municipio ningún desfibrilador accesible. Ni en el coche de la Policía Local.

Los equipos de Protección Civil intentaron maniobras de reanimación hasta que llegaron los sanitarios que ya no pudieron hacer nada por salvar la vida de la joven.

Desde entonces Cristina recoge firmas a través de la plataforma Change.org para reclamar que en L’Arboç haya disfibriladores en las vía pública para atender casos de emergencia. 

Que no vuelva a suceder

Este viernes se acerca a las 60.000  firmas. «No quiero que vuelva a suceder lo que ocurrió a mi hija», explica Cristina. «Esos aparatos salvan vidas, pero no pueden estar en sitios cerrados».

El día que su hija sufrió la parada cardiaca había un desfibrilador en el pabellón, pero estaba cerrado a esas horas, también en el instituto, también cerrado y en la casa de Cultura. No pudo accederse a ninguno.

El alcalde de L’Arboç Joan Sans  explica que desde hace unos días  en el exterior del pabellón ya hay un desfibrilador y  que el coche de la Policía Local lleva uno portátil. También los hay en el campo de fútbol, en la Casa de Cultura, en el instituto y en la piscina cubierta, pero estos cuatro últimos están en recintos cerrados.

Más accesibles

La petición de la madre de la joven fallecida es que esos aparatos que salvan vidas deben ser más accesibles y haber más en el municipio. «No se puede argumentar los riesgos del incivismo ni ser un pueblo pequeño. Los hay más pequeños con más desfibriladores. Y esos aparatos se suelen respetar».

Cristina presentará los miles de firmas al Ayuntamiento para que dote al municipio de desfibriladores en la vía pública. «Mi hija quizá pudo haberse salvado. Pero no  podemos permitir que estos vuelva a ocurrir». 

Señala que en octubre recibió la respuesta del alcalde que se valoraría la petición, «pero de eso han pasado siete meses y seguimos esperando. Lo que estamos pidiendo es muy urgente.  La reanimación con desfibriladores salva cientos de vidas».

«Yo me moriré preguntándome si mi hija estaría viva si hubiera tenido a mano un desfibrilador, pero a ella nunca la voy a recuperar. Si hago esto es porque sé mejor que nadie que estas desgracias ocurren, y que debemos hacer todo lo posible por salvar otras vidas en las emergencias que vendrán».

La firma puede hacerse en este enlace

Temas

Comentarios

Lea También