Santa Oliva, un cambio de mentalidad para reciclar

El municipio apuesta por la recogida puerta a puerta

| Actualizado a 08 febrero 2022 18:05
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Noticias relacionadas:

- Cunit debate modelo

- El Vendrell. puerta a puerta y contenedores inteligentes

- Calafell: Máquinas que devuelven dinero

 

El nivel de reciclado en el Baix Penedès es de los más bajos de Catalunya y por extensión en muchos de sus municipios.
Santa Oliva es el segundo pueblo que menos recicla con porcentajes por debajo del 30%. Muy lejos del objetivo que impone la Unión Europea y que es del 60%.

La localidad ha licitado y adjudicado el nuevo contrato de recogida de basuras que va a suponer un cambio radical a partir del  15 de marzo. Los habituales contenedores en la calle se eliminan y la alternativa es la recogida puerta a puerta.

Con el nuevo sistema el municipio espera recuperar entre el 65 y el 70% de los residuos. Para ello debe haber un cambio de mentalidad. Sólo el pasado enero de las 130 toneladas de basura generadas en Santa Oliva, 100 acabaron en los contenedores de rechazo (grises).

El municipio señala que el sistema de contenedores en la calle no es el más adecuado medioambientalmente, para la limpieza viaria y para la imagen y opta por la recogida puerta a puerta que ya se está realizando en muchos municipios. En la comarca en L’Arboç, en el núcleo histórico de Santa Oliva y en zonas de El Vendrell.

El sistema puerta a puerta consiste en que hay unos días a la semana para dejar en la puerta de las casas en unos cubos que facilitará el Ayuntamiento con el residuo que toque. Se recogerán todas las franjas (orgánica, papeles, envases), excepto el vidrio para el que se mantendrán los iglús en la calle.

Implicación

El sistema exige de la implicación de los vecinos que deberán dejar en la puerta de sus casas las fracciones que toquen ese día. Está previsto que la orgánica se recoja tres días a la semana y habrá un día semanal para envases,  otro para cartón y papel y otro para el rechazo.

Para el vidrio se mantienen los ocho contenedores en la calle porque es un material que hace mucho ruido en su recogida y hacerlo a mano sería durante mucho tiempo, además de por riesgos laborales y porque acabada dejando residuo de polvo de vidrio en la acera, lo que puede ser un peligro.

El objetivo es que el nuevo modelo quede implantado el 15 de marzo. Antes habrá sesiones informativas para los vecinos y la distribución de los cubos que deberán dejarse en la calle. El material puede recogerse en el centro cívico y en el local cultural.

Para los vecinos que por alguna razón no puedan puntualmente dejar los residuos (van a estar fuera del municipio por ejemplo) habrá dos zonas de las  llamadas de emergencia en el polígono Molí d’en Serra y en la zona deportiva del núcleo. Cada parte del municipio tendrá asignada una.

Para usarlas los vecinos dispondrán de una tarjeta para acceder. En el caso de reiteración el pase quedará invalidado.

15 de marzo

La recogida de mobiliario se mantiene cada 15 días en el invierno y en verano una vez a la semana. La poda de gran volumen también se recogerá como ahora.

El objetivo es incrementar el aprovechamiento de residuos y evitar que lleguen a los vertederos ya que la penalización a los municipios se incrementará si se envían mucha basura sin separar. Además, reduciendo ese volumen permite ampliarse la vida útil de los vertederos sin saturarlos.

El modelo exige de una implicación de lo vecinos. Santa Oliva ha descartado la opción de los contenedores inteligentes que también se han implantado en municipios como Bellvei.

Estos contenedores que se abren con tarjeta también son efectivos para aumentar el reciclado pero en Santa Oliva consideran que son más adecuados para núcleos más urbanos y requieren una gran inversión y seguimiento, además de no llegar a los niveles del puerta a puerta.

Coste

Una de las cuestiones que surgen en el tema del reciclaje es si los vecinos pagarán menos en el recibo de la basura. La respuesta es que no es lo aconsejable. Las nuevas políticas europeas van a incrementar mucho los costes por lo que la eficiencia va a permitir estabilizar las tasas.

Además el puerta a puerta requiere más personal. El sistema destina más dinero a las personas que no a la tecnología del contenedor inteligente. De haber  un ahorro en el tratamiento de residuos puede destinarse a inversiones en la mejora ambiental del municipio.

Comentarios
Multimedia Diari