Afganistán, Ceuta y la subida histórica de la luz caldean el inicio del curso político

Esta semana se reemprende la actividad en el Congreso con asuntos que han generado fricciones en la coalición y sobre los que la oposición ha pedido explicaciones al Ejecutivo

EFE

Whatsapp
Pedro Sánchez retomó actos ayer en la zona incendiada de Navalacruz . FOTO: EFE

Pedro Sánchez retomó actos ayer en la zona incendiada de Navalacruz . FOTO: EFE

El curso político comienza esta semana con el ambiente ya caldeado por el papel del Gobierno en la evacuación de los españoles y colaboradores afganos, la devolución a Marruecos de los menores llegados a Ceuta y la subida histórica de los precios de la luz, asuntos que han generado fricciones en la coalición y sobre los que la oposición ha pedido explicaciones al Ejecutivo en el Congreso.

Si el descanso estival no ha acallado los reproches al Gobierno que los partidos de la oposición han mantenido, sobre todo a través de Twitter, esta última semana los decibelios de las críticas a Pedro Sánchez han subido ante la inminencia de la vuelta a la actividad y el gancho de la evacuación de Afganistán de españoles y colaboradores afganos tras hacerse los talibanes con el poder.

No es la primera vez que el principal partido de la oposición, el PP, afea que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, esté de vacaciones en lugar de «dar la cara» en el Congreso. Y en esta ocasión la crítica al «bronceado» de Sánchez ha alcanzado incluso consideraciones estéticas: si eran adecuadas las «alpargatas» con las que, según el portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, Sánchez dirigió una reunión sobre la evacuación de Afganistán.

«Su Gobierno es una jaula de grillos incapaz de decidir nada pero Sánchez sigue de vacaciones. Debe comparecer en el Congreso como hacen en otros países y poner orden en el caos del precio de la luz, las normas anticovid, la crisis migratoria en Ceuta y la salida de Afganistán», pedía el líder del PP, Pablo Casado, en Twitter.

Deberes pendientes

Sánchez visitó ayer domingo la zona afectada por el incendio de Navalacruz, en Ávila, y el martes presidirá el Consejo de Ministros, tras el cual estaba previsto que viajase a Egipto y Kenia, una visita que ha cancelado para seguir de cerca la evacuación de los afganos vulnerables.

El miércoles la Diputación Permanente del Congreso resolverá las dieciséis peticiones del PP para que Sánchez, las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera y otros ocho ministros comparezcan o bien en el Pleno o bien en Comisión. Sobre la mesa pondrá el PP todos los temas calientes del verano: la crisis de Afganistán, la declaración de inconstitucionalidad de aspectos del decreto del estado de alarma de marzo, la actividad de Sánchez en su viaje a Estados Unidos (EE.UU.), la suspensión judicial de la entrega de 34 millones de euros a Plus Ultra, la reunión bilateral con Cataluña en la que se acordó ampliar el aeropuerto de El Prat, la OPA de IFM sobre Naturgy, la subida del precio de la luz o el incumplimiento del objetivo de vacunar al 70 % de los españoles en agosto.

Por su parte, Unidas Podemos ha redoblado la presión contra la política migratoria y ha trasladado esa divergencia al Congreso, donde ha registrado una pregunta para que el Ejecutivo informe sobre el número de menores magrevíes repatriados y los criterios seguidos para su devolución.

La formación que ahora dirige la ministra Ione Belarra busca de nuevo visibilidad tras unos meses de calma por la salida de Pablo Iglesias. Además de los encontronazos con el PSOE por los menores de Ceuta, Podemos ha amenazado con salir a la calle para frenar la abusiva subida de los precios de la luz, se ha opuesto a la ampliación de El Prat y ya calienta motores para la negociación presupuestaria y la vuelta a la discusión con sus socios para alcanzar un acuerdo sobre la regulación del alquiler.

El nuevo curso pondrá también a prueba la efectividad de la remodelación del Gobierno: los nuevos ministros y aquellos que han cambiado de cartera en la remodelación del Gobierno se estrenarán en el Congreso con comparecencias en los primeros días de septiembre para explicar las líneas políticas y los planes para sus respectivos departamentos.

Además, este nuevo curso deberán tramitarse en el Congreso más de cuarenta iniciativas que van desde la ley de Dependencia hasta proposiciones de ley como la de Seguridad Ciudadana, las de Secretos oficiales, o las de los bebés robados, que llevan más de un año paralizadas al prorrogarse los plazos de presentación de enmiendas.

Aunque sin duda las leyes más esperadas serán la de los Presupuestos para 2022, la Ley de Memoria Democrática y la futura Ley de Vivienda, si es que los socios llegan a un acuerdo.

Temas

Comentarios

Lea También