Más de Cat/ Es/ Món

Cat/ Es/ Món Líder de Ciutadans en el Parlament de Catalunya

Carlos Carrizosa: «Cs tiene vida para rato, debe haber un centro útil»

Entrevista. «Vamos a liderar el constitucionalismo» El candidato naranja a la Generalitat achaca a la polarización política la debacle del partido, y vaticina otra legislatura marcada por la inestabilidad

M. VICTÒRIA BERTRAN

Whatsapp
Carlos Carrizosa estuvo en Tarragona el lunes para conocer la situación del sector de la hostelería y el turismo en la ciudad. foto: alba mariné

Carlos Carrizosa estuvo en Tarragona el lunes para conocer la situación del sector de la hostelería y el turismo en la ciudad. foto: alba mariné

Imagino que son tiempos poco agradecidos para dar entrevistas, tras pasar Ciutadans de 36 a seis diputados en Catalunya, y por la situación del partido a nivel estatal. ¿Por qué no dimitió usted tras el 14-F?

No dimití porque tengo el apoyo unánime del comité ejecutivo del partido, y porque entiendo que lo que toca ahora es trabajar más en Catalunya y por los catalanes. Seguimos teniendo los problemas que hemos venido teniendo en los últimos diez años, todavía más agudizados incluso por el reverdecer del movimiento independentista, y por la pandemia. Por tanto, yo creo que puedo y debo seguir en mi puesto y defendiendo las ideas que hemos defendido siempre.

Cuando Lorena Roldán se marchó al PP, usted dijo que si ella se sentía de derechas, era lógico que se fuera a un partido de derechas, y reivindicó que Cs es el centro.

Y lo mantengo.

Que toda la gente de Cs se esté marchando al PP pone en cuestión la afirmación de que Cs es el centro, ¿no cree?

Usted sabe que no todo el mundo se ha ido al PP. Lo cierto es que quien está formulando a las claras una opa hostil contra Cs es el PP. Porque no quiere que exista el centro político en España. El PP se está viendo sometido al ataque de Vox contra su flanco derecho, y entonces, en una estrategia un poco de pa sucat amb oli, decide, que «ya que se me comen a mí por la derecha, me voy yo a comer el centro». Pero la prueba del algodón de que eres de centro, es que puedes pactar a derecha y a izquierda. Y el PP nunca va a pactar con el PSOE, como no sea para repartirse los jueces, que es lo único que pactan ellos.

«Al PP le molestamos ahora que Vox se le come por la derecha»

Pablo Casado ha dicho que se lo ofreció «todo» a Inés Arrimadas, pero que ella «optó por ponerle una alfombra roja a Pedro Sánchez», y que «el tiro le ha salido por la culata» a Cs. ¿Qué opina?

Casado y el PP tienen a su izquierda inmediata a un rival de centro que les molesta. Cs hemos pactado muchas cosas muchas veces con el PP. Pero también podemos pactar con el PSOE, y desde luego en tiempos de pandemia me parece superevidente que era necesario votar con el PSOE unos estados de alarma, a cambio de mejoras. Y esto es lo que ha hecho Cs. Desde la crítica y la distancia con el Gobierno de Pedro Sánchez, pero con la capacidad de pactar cuestiones de interés general.

¿Cs va a desintegrarse o tiene vida para rato?

Cs tiene vida para rato. Es lo que yo creo y además reivindico. Si existen las derechas y existen las izquierdas, tiene que haber un centro. Existe en Europa. No dejemos que la polarización se apodere de la política. El ejemplo más claro es Madrid. Si el Gobierno de la Comunidad tiene que estar apoyado por los populistas de Podemos o por los populistas de Vox, reivindicamos que tanto PP como PSOE, en vez de pactar con los extremos, puedan pactar con el centro. Por eso creo que Cs es útil. Nuestro espacio es verdad que en épocas de polarización se puede ver empequeñecido, pero superadas estas épocas no deseables, tiene que verse ensanchado. No hay que abdicar de nuestro lugar por que sean momentos difíciles para la sensatez y para la moderación.

¿Cuál es la principal lección que han extraído de presentar la moción de censura en Murcia, que acabó desbaratando casi toda la política nacional?

La principal lección es que hay que saber comunicar bien, y nosotros no lo supimos hacer. El hecho de que estemos hablando de la equivocación que pudo suponer la moción en Murcia, y de que al final no fructificara, es señal de que no supimos comunicar que la razón de que impulsásemos la moción de censura, y la razón de que la moción no saliera adelante, fue la corrupción. Aquí tenemos que hacer autocrítica.

«La prueba del algodón de que eres el centro es que puedes pactar a derecha y a izquierda»

Y ante la sangría de bajas, ¿en qué tienen que hacer autocrítica? Algo más debe de fallar, aparte de la coyuntura externa y la comunicación. Cs tiene un movimiento crítico, Renovadores, que pide una mayor participación y capacidad de decisión de los afiliados. ¿Cuál es su relación con ellos?

Mire, hace apenas un año hubo un congreso en Cs. Esas personas que están promoviendo este movimiento no consiguieron ni un solo representante en la asamblea de Cs. Son gente cuyo peso interno en Catalunya es absolutamente insignificante. Detrás de sus reivindicaciones a veces hay posiciones personales que no les han sido del todo gratas, y por eso se han apuntado a impugnar todo lo que haga el partido.

¿Qué opina de que dos meses después del 14-F todavía no haya Govern en Catalunya?

Me parece un signo de lo complicada que se ha vuelto la política catalana, por la ambición y las peleas que existen entre los espacios independentistas. Tenemos a los integrantes del anterior Govern tan peleados que son incapaces de continuar adelante con otro Govern. Además, lo que vemos todos los catalanes, y yo creo que con preocupación, es cómo se está poniendo el foco para esos pactos en cuestiones como el llamado «embate democrático», o en el debilitamiento de la Policía, en lugar de en medidas en las que todos nos podríamos poner de acuerdo para luchar contra la pandemia.

¿Qué le parece que el Consell per la República incida en las negociaciones para formar Govern?

Que ese comedero de nacionalistas, ese chiringuito que han creado, sea al final el que esté condicionando el Govern de Catalunya, es muy lamentable. Nosotros no nos cansaremos de decir que ni siquiera es democrático. Que haya un chiringuito creado por independentistas para independentistas, y que sea el que condicione las políticas de un Govern o la propia formación de un Govern, nos parece una anomalía democrática de las muchas que llevamos viendo en Catalunya. Hace poco ha salido publicado que casi el 40% de los ingresos del Consell per la República van para sueldos de sus propios integrantes, y para el mantenimiento de los gastos en Waterloo.

«Es lamentable que el chiringuito del Consell per la República condicione la formación del nuevo Govern»

¿Cabe objetar nada sobre el funcionamiento interno de una entidad privada?

Yo creo que tenemos que empezar a dejar de ir con el lirio en la mano, porque es imposible que todo lo que dicen sea realmente sostenido con aportaciones privadas. Lo que hay es mucho empresario que obtiene contratos de la administración catalana y que, a cambio, hace donaciones a chiringuitos dominados por el nacionalismo. Todas esas entidades, de una forma u otra, sea pagando sueldos a los dirigentes, o comisiones, o dando contratos... al final todo el inmenso dinero de que dispone el movimiento nacionalista está obtenido gracias a detentar el poder en Catalunya.

¿Piensa que existe alguna práctica corrupta? ¿No debería denunciarlo?

El publicista que perdonó 80.000 euros al Govern por comunicaciones relacionadas con el 1-O, resulta que después recibió contratos por más de un millón de euros de la administración catalana. Eso está delante de nuestros ojos para quien quiera verlo.

Insisto. Si sospecha de alguna irregularidad, debería acudir a la justicia, ¿no?

Lo que hay que hacer en Catalunya, aparte de cuando haya pruebas ir a la justicia, es trabajar para desalojar del Govern a toda una clase de vividores que han hecho su modus vivendi del Procés y de la administración catalana. Nosotros calculamos sobre los anteriores Presupuestos que nos podríamos ahorrar hasta 900 M€ cerrando embajadas, pagando menos a TV3… y canalizar ese dinero hacia ayudas a autónomos, a trabajadores en ERTE, y a la conciliación, que es lo que les importa a los catalanes.

Cuando le entrevisté en plena campaña del 14-F, usted me dijo que era el momento de «dar carpetazo al Procés» porque el independentismo estaba «frustrado». ¿Cómo lo ve ahora que el independentismo cuenta con el 52% de los votos?

El porcentaje del 52% es del 50% que fue a votar. O sea, que el discurso de que «vamos a conseguir la independencia porque tenemos el 52% del 50% de los votos», no se sostiene de ninguna manera.

Pero sí hay una mayoría de 74 diputados independentistas. ¿No es legítima y democrática?

Es democrático y legítimo mantener posicionamientos políticos con cualquier mayoría o minoría. Pero nada te faculta para saltarte las leyes o para modificar las estructuras básicas de los consensos democráticos.

«Lo de vamos a conseguir la independencia con el 52% del 50% del censo no se sostiene»

¿Cree que en el Parlament se van a volver a vivir episodios similares a los de septiembre de 2017?

Yo lo lamento mucho, pero sí. Lamento ver que tenemos una presidenta del Parlament, Laura Borràs, que no deja de insistir en la desobediencia al Tribunal Constitucional, y en la única obediencia al Parlament, y que además está investigada por temas de corrupción. Yo creo que preferirá ser inhabilitada pasando a la leyenda como presidenta del Parlament por desobediencia, que no por sus contratos a sus amigos. Yo creo que estos objetivos personales que veo en la presidenta del Parlament son peligrosos para todos los catalanes. Y luego me preocupa que el Govern esté supeditado al apoyo de la CUP, que exige un «embate democrático» y está sometiendo al Govern a una fecha de caducidad de dos años si no se avanza en la independencia. Por tanto, sí creo que esta legislatura puede venir marcada por la inestabilidad jurídica y política, lo cual ahuyentará la inversión y aumentará la decadencia.

¿Qué opina de que Salvador Illa diga que no renuncia a ser president?

Yo entiendo por qué hace esto Illa. Él criticó mucho que Inés Arrimadas no se presentara a la investidura en 2017 pese a que ganó las elecciones, como él ahora. A Illa le pasa más o menos lo mismo que nos pasó a nosotros, y es que cuando tienes una mayoría independentista en contra, no puedes aspirar a gobernar Catalunya por mucho que hayas ganado las elecciones. Ante el bloqueo de la política catalana, teniendo en cuenta que el independentismo tiene 74 diputados, decir que quieres ser president es puro postureo. Y el bloqueo no se soluciona con el postureo.

¿Teme que Vox eclipse a Cs en el Parlament?

Yo creo que nosotros vamos a liderar el constitucionalismo en Catalunya. Primero, porque el PSC siempre ha sido blando y acomplejado al denunciar los excesos del nacionalismo. No esperamos que sea el socialismo quien lidere la lucha contra el nacionalismo. Nunca lo ha hecho, y no lo va a hacer. Por otra parte, yo creo que la mayor parte de la sociedad sabe distinguir muy bien entre una oposición al nacionalismo, y un populismo de derechas como el que representa Vox. Sobre los electores que hayan podido intentar un cambio de paso en la política catalana votando a Vox, habrá que ver si mantienen su confianza en un partido que tiene unos postulados que todo el mundo entiende que son simplemente de enfrentamiento, y no de moderación, sensatez y espíritu constructivo, que creo que es lo que tiene Cs en Catalunya. Y así vamos a seguir.

¿Con los seis diputados que les quedan de los 36 que tenían?

A pesar de los resultados que han disminuido bastante nuestro grupo parlamentario, somos diputados experimentados y tenemos muchísimo bagaje en hacer oposición como principal grupo en la legislatura pasada. Estoy convencido de que continuaremos liderando la oposición.

Temas

Comentarios

Lea También