Más de Cat/ Es/ Món

El nuevo curso escolar empezará sin mascarilla en el patio

Los alumnos se podrán quitar el tapabocas a la hora del recreo si no se mezclan con otras clases

ACN

Whatsapp
Toma de temperatura a alumnos en Reus, en el inicio de curso pasado. Foto: Alfredo González

Toma de temperatura a alumnos en Reus, en el inicio de curso pasado. Foto: Alfredo González

Los alumnos se podrán quitar la mascarilla en el patio si no se mezclan con otros grupos. Este es uno de los cambios que se introducen de cara en el próximo curso escolar respecto a las pautas del anterior. Los estudiantes con pauta completa no se tendrán que aislar aunque sean contacto estrecho. "Adaptamos las medidas, no las relajamos". Así se ha expresado el conseller de Educación, Josep González Cambray, en rueda de prensa con el titular de Salut y la portavoz del Govern, Patrícia Plaja. Se mantendrán las principales medidas, con el uso de la mascarilla y la organización en grupos burbuja. Eso sí, se permitirá la entrada de los padres a las escuelas y también a la adaptación a P3 y a P4. Estas medidas estarán vigentes todo el primer trimestre.

El Govern ha recordado que el próximo lunes 13 de septiembre el curso empezará con todos los centros abiertos, priorizando la presencialidad. El objetivo, ha asegurado la portavoz, es mantener el equilibrio y garantizar el funcionamiento de las clases, aplicando "las medidas de prevención". El documento, pues, mantiene los rasgos generales que ya se habían fijado el curso pasado, como la organización del alumnado en grupos burbuja, el uso de la mascarilla obligatoria a partir de primaria, la higiene de manos o las pautas de ventilación.

En el caso de los comedores y el transporte escolar, se mantienen las medidas que ya había, igual que pasa con las colonias, donde se fija el protocolo establecido. En cuanto a las entradas y salidas de los centros, estas serán escalonadas y cada centro las diseñará a su manera en función del tipo de equipación. En este intervalo temporal no se prevé que los centros tengan que tomar la temperatura a los estudiantes.

Paralelamente, se flexibilizan las entradas de los familiares, que podrán entrar en los centros y acompañar a los niños y niñas en las aulas. Por otro lado habrá adaptación para los niños de P3 y para aquellos que hagan P4 quedará a criterio de cada centro. También se abre la posibilidad de celebrar reuniones con las familias, eso sí, con un máximo de 10 personas presencialmente y siempre que se cumplan las medidas de seguridad vigentes.

El documento sostiene que las fiestas escolares se tiene que realizar preferiblemente al aire libre. Las actividades extraescolares están permitidas, siempre que se adapten al protocolo y con un máximo de entre 10 y 15 alumnos. En cuanto a las actividades deportivas, las medidas se equiparon al deporte de competición.

Entre los cambios más destacados está, precisamente, la relajación de los protocolos a los patios, donde se podrán reunir los alumnos de un mismo grupo burbuja sin mascarilla. En el caso de interactuar con otro grupo, sí que la tendrán que llevar.

Cambray ha puesto en valor que el curso de este año permite lograr un mayor grado de "normalización" y ha recordado que no están ante un plan "inamovible". Así, las directrices fijadas estarán vigentes como mínimo hasta la finalización del primer trimestre del curso escolar.

En cuanto a los recursos adicionales que se incorporaron el año pasado con motivo de la covid-19 – como por ejemplo más profesionales – el departamento de Educación ha confirmado que se mantendrán todos, también durante este curso.

Llamamiento a la vacunación

La campaña de vacunación permitirá que todos aquellos alumnos que dispongan de la pauta completa no se tengan que aislar aunque sean contacto estrecho. De esta forma, en caso de que haya un contagio en el grupo burbuja, podrán continuar dando clase de forma presencial. No pasará lo mismo con aquellas personas no vacunadas, que tendrán que hacer una cuarentena en casa y seguirán las clases de forma telemática. El conseller de Educació ha remarcado que este sistema "híbrido" no es una novedad, y que los centros tienen las herramientas para hacerlo.

Precisamente, uno de los mensajes del Govern es que los jóvenes y adolescentes aprovechen estas próximas semanas para vacunarse, después de agosto donde el ritmo de vacunación ha bajado considerablemente, coincidiendo con las vacaciones de verano. De hecho, según Argimon, unas 31.400 personas en Catalunya que se han puesto la segunda dosis cuando les tocaba.

El conseller de Salut ha subrayado que se fijan como objetivo poner 2 millones de dosis durante este mes de septiembre, y que el llamamiento va dedicada a la comunidad educativa, pero también a la población general.

Así, ha recordado que todavía hay 160.000 personas con edades comprendidas entre los 12 y 15 años que no han recibido ninguna vacuna. Una cifra que se sitúa en 103.000 personas en la franja que va de los 16 a los 19 años. En cuanto a los profesionales del sector educativo, los consellers han concretado que desde hace meses la cifra de vacunados con pauta completa ronda el 90%.

Argimon ha recordado que las próximas semanas serán muy importantes y ha pedido no "querer correr". "Tenemos que conseguir que el número de personas a las UCI baje por debajo de 100", ha insistido, añadiendo que actualmente la cifra se encuentra en 400 personas. "Tenemos que tener este punto de prudencia", ha señalado.

Temas

Comentarios

Lea También