Más de Cat/ Es/ Món

La dieta que compensa la desnutrición de los positivos por Covid-19

Es una dieta de fácil masticación y está fraccionada en cinco comidas

ACN

Whatsapp
Los pacientes de Covid-19 suelen tener dificultades a la hora de comer y falta de apetito. EFE

Los pacientes de Covid-19 suelen tener dificultades a la hora de comer y falta de apetito. EFE

Un equipo de dietistas nutricionistas ha elaborado una dieta específica para pacientes ingresados con covid-19 en los hospitales leridanos Arnau de Vilanova y Santa Maria con el objetivo de compensar el elevado riesgo de desnutrición que sufren los enfermos por varios factores asociados a la enfermedad.

La particularidad del menú es que aumenta la densidad calórica y proteica de los alimentos diarios que ingieren los pacientes, Es una dieta de fácil masticación y está fraccionada en cinco comidas (almuerzo, comida, merienda, cena y 'recena'). Además, los profesionales sanitarios también valoran en cada caso si el paciente necesita algún suplemento nutricional hipercalórico y hiperproteico complementario que ayude a favorecer su recuperación.

Imagen de los menús elaborados para los enfermos de Covid-19 en los hospitales Arnau de Vilanoca y Sata Maria de Lleida. ACN

El menú ha sido elaborado por el Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Arnau de Vilanova, la Unidad de Dietética del Hospital Universitario de Santa Maria y el Departamento de Dietética de SERHS Food. Las dietistas nutricionistas de Arnau de Vilanova, Cristina Domínguez y de SERHS Food, Teresa Ricou, señalan que los pacientes con covid-19 sufren un riesgo elevado de desnutrición, puesto que la enfermedad en un elevado número de los casos comporta pérdida de hambre, alteraciones en el gusto y olfato, ahogo o diarrea, entre otras. Por eso, consideran que hay que aportar una dieta enriquecida desde el punto de vista proteico y calórico, "con texturas suaves que favorezcan la ingesta de los alimentos", apuntan.

En concreto, los primeros platos están enriquecidos con proteicos naturales, como huevo, jamón o queso, y se sirven cremas, arroces caldosos y sopas para evitar un sobreesfuerzo del enfermo a la hora de comida, mientras los segundos platos acostumbran a ser de pescado o de carne, de textura blanda. La merienda y la 'recena' están compuestas por un lácteo. Los pacientes también reciben una tarjeta informativa con recomendaciones, como por ejemplo que empiecen a comer por el segundo plato, en el supuesto de que tengan poco hambre.

Temas

Comentarios

Lea También