Medicina, informática y ADE, las carreras con más salida

Los expertos apuntan que, sin embargo, es más aconsejable escoger los estudios según la vocación personal y los gustos e intereses particulares para evitar el fracaso universitario 

Marinsa Pallás Caturla

Whatsapp
Alumnos de la facultad de Medicina de la Universitat Rovira i Virgili en Reus en 2018. FOTO: alba mariné

Alumnos de la facultad de Medicina de la Universitat Rovira i Virgili en Reus en 2018. FOTO: alba mariné

La formación y la cualificación juegan un papel esencial para lograr encontrar un trabajo en la actualidad. El momento de escoger estudiar una carrera es una etapa determinante en la vida, aunque se haga a los 17 años o mucho después.

La inserción laboral de los titulados depende de varios factores: de sus tasas de ocupación, de si los puestos de trabajo conseguidos se ajustan a la formación recibida y de los salarios que obtienen. Las diferencias entre titulaciones son importantes. Por ejemplo, las tasas de afiliación a la seguridad social varían entre el 92,1% de Medicina y el 51% de Bellas Artes y las bases de cotización de los médicos superan en promedio los 34.000 euros, mientras que no alcanzan los 16.000 en los titulados en Conservación y Restauración de Patrimonio, según datos de la Fundación BBVA. Por ramas de enseñanza, los datos indican que los titulados de ciencias de la salud y las ingenierías tienen mucha mayor demanda mientras que son claramente menores las oportunidades para los de humanidades y ciencias sociales, ya que solo el 14% y el 20% consigue un índice de inserción laboral por encima de la media.

Generalmente, las titulaciones de los ámbitos tecnológicos, sanitarios y empresariales encabezan el ránquing de los estudios con más salida profesional, según el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, que cada año elabora una lista con las cien profesiones con más demanda laboral. Las carreras universitarias con más proyección en el mercado laboral son: Ingeniería de programación en primer lugar, seguido de Odontología, Enfermería, Medicina, Matemáticas, Fisioterapia y Márquetin. En general las disciplinas de ciencia y tecnología, así como las de salud, también tendrán una tasa más elevada de ocupación en el futuro.

Según Adecco, en España Administración y Dirección de Empresas es la carrera con más salidas profesionales en el país, ya que el 9% de las ofertas de empleo que requieren estudios universitarios hace referencia a esta titulación. Ingeniería Informática se sitúa en la segunda posición, seguida de Ingeniería Industrial.
Sin embargo, todo ello es muy matizable y hay que tener en cuenta otros factores. Como explica Ferran Mañé, director del Observatori de l’Ocupació de la Universitat Rovira i Virgili, es también una cuestión de oferta y demanda. «Cuando observas una situación de una enseñanza en términos de mercado de trabajo, en parte depende de cuántos lugares de trabajo hay para este perfil y cuántas personas lo han desarrollado», detalla.

Hay carreras muy demandadas entre los estudiantes, pero con empleabilidad baja

Así por ejemplo, hay carreras muy demandadas entre los estudiantes pero con empleabilidad baja, donde el porcentaje de titulados supera a la demanda de empleo. Entre ellas se situarían los estudios relacionados con Arte y Humanidades, Geografía e Historia, Ciencias Políticas o Periodismo. Las titulaciones de empleabilidad media cuentan con un porcentaje de titulados moderado y una demanda media en el mercado laboral. Son algunas titulaciones del ámbito científico-sanitario, como Medicina o Farmacia y algunas ingenierías, como Química, Naval y Oceánica o Civil. Finalmente, las titulaciones de empleabilidad alta, según Adecco, están caracterizadas por una alta presencia en la oferta y un volumen bajo de titulados. En este grupo se localizan la mayor parte de las ingenierías generalistas y, especialmente, las tecnológicas como Ingeniería Informática e Ingeniería de Telecomunicaciones.

Otro factor que influye en las carreras con más demanda laboral es la coyuntura social. Ahora mismo por ejemplo hay mucha demanda de enfermeras y cada vez más de perfiles relacionados con la programación, el márquetin o la creación de contenidos digitales.

«Pero estudiar una carrera universitaria continua siendo una buena inversión, ya que los graduados universitarios tienen tasas de paro muy bajas, comparado con otros perfiles, y tienen mejores salarios», sostiene Mañé. «Además, aunque haya perfiles con inserción laboral más baja, pueden hacer después otra formación o un máster, que no les supone una excesiva dificultad porque ya están habituados, y así tener más oportunidades laborales». Mañé explica que los graduados universitarios tienen una capacidad de aprendizaje, reciclaje y adaptación mucho más alta que un perfil sin esta formación.

El director valora también que un título universitario forma a los alumnos en competencias transversales, muy importantes a la hora de conseguir y mantener un empleo, como por ejemplo el trabajo en equipo. De esta forma, aunque su carrera no tenga altos índices de ocupación, pueden obtener empleo en otra rama aunque no sea específicamente lo que han estudiado.

Para Mañé, en el momento de escoger una carrera es importante hacerlo de forma vocacional. Así, se debe tener presente la información de mercado, pero finalmente es más aconsejable escoger aquello que nos guste. El fracaso en la universidad está muy relacionado con haber escogido una carrera que no era vocacional o haberlo hecho influenciado por el círculo social o familiar por tener «más salida».

Carreras con más oferta laboral

- Medicina 
- Administración y Dirección de empresas 
- Logopedia 
- Ingeniería electrónica, industrial y automática
- Ingeniería eléctrica
- Fisioterapia
- Ingeniería mecánica
- Matemáticas
- Ingeniería informática
- Educación social
- Ciencias biomédicas

Temas

Comentarios

Lea También