Más de Cat/ Es/ Món

Primera Lotería de Navidad sin público

La pandemia ha modificado los rituales del sorteo más esperado del año

Colpisa

Whatsapp
Varios periodistas en el patio de butacas del Teatro Real antes del inicio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, que este 2020 pasará a la historia por celebrarse sin público. Foto: EFE

Varios periodistas en el patio de butacas del Teatro Real antes del inicio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, que este 2020 pasará a la historia por celebrarse sin público. Foto: EFE

Test de antígenos, PCR, covid-19, mascarillas, pandemia, distancia social... palabras y conceptos que marcan el desarrollo de todos los acontecimientos sociales de este año y que han provocado que el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad haya tenido que cambiar sus ritos centenarios. La esencia, la ilusión y el nerviosismo se mantienen, como todos los 22 de diciembre cuando pasadas las nueve de la mañana los niños de la Residencia-Internado de San Ildefonso comienzan su retahíla de números y premios. Los sueños loteros se han multiplicado para intentar cerrar con una sonrisas este 2020 pandémico.
            Los jóvenes portadores de la ilusión estarán más solos que nunca. El imponente Teatro Real acogerá el sorteo sin público. Normas de la covid. Ni familiares, ni curiosos ni los friquis habituales como Manoli Sevilla o Mocito Feliz. Todos en casa. Los niños, los trabajadores de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae) y los operarios han tenido que dar negativo en un test de antígenos para poder acceder al recinto.            

Además, los bombos tendrán una separación mayor entre ellos. Los participantes irán enmascarados, salvo los niños que estén cantando los números en ese momento. Se instalarán mamparas de seguridad y la mesa presidencial pasa de cinco miembros a cuatro.            

Cambios provocados por la covid, que también ha afectado a la venta de décimos en todos sus formatos. La Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Loterías (Anapal) afirma que la venta de lotería para clubes, asociaciones deportivas, culturales o para viajes de fin de curso y que habitualmente se divide en participaciones ha caído un 50%. Ha pasado, a falta de un tirón final que se produce en los últimos días y que puede reducir esa caída, de 1.000 millones a 500 millones.

Estos descensos también se han producido en la venta en ventanilla, un 20% menos de venta desde el verano, y en los bares y restaurantes. La hostelería, que está cerrada o ha estado con la persiana bajada de forma intermitente en muchas comunidades, ha despachado entre un 10% y un 15% menos, según Anapal. En cuanto al gasto por persona, la Selae indica que cada español ha invertido una media de 65,66 euros (algo más de tres décimos) en el Gordo. Son cerca de 3 euros menos (2,82) que lo invertido el año pasado.

Temas

Comentarios

Lea También