Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya Política

2017 fue mejor que 2016 para la pequeña industria pese al procés

Una encuesta de la Pimec revela que el 78% de las empresas tuvo resultados igual o mejores que el año anterior. Un 18% de los empresarios dice que la tensión política les perjudicó 

Octavi Saumell

Whatsapp
La encuesta de la Pimec se ha realizado entre los pequeños y medianos empresarios de sectores como la química o la metalurgia. FOTO: Lluís Milián

La encuesta de la Pimec se ha realizado entre los pequeños y medianos empresarios de sectores como la química o la metalurgia. FOTO: Lluís Milián

El año 2017 fue mejor que 2016 para la pequeña industria catalana. Pese al incesante conflicto político existente entre Catalunya y España, –que a finales de año vivió sus momentos más intensos con el referéndum del 1 de octubre, la declaración de independencia, la aplicación del artículo 155 y el cese del Govern con la posterior celebración de las elecciones del pasado 21 de diciembre– un 49% de los pequeños y medianos empresarios afirma que obtuvo mejores resultados que el año anterior, mientras que un 29% dice que se mantuvo y un 22% critica que vio disminuidos sus ingresos.

Así lo pone de manifiesto una encuesta elaborada entre el 4 de diciembre de 2017 y el 10 de enero de 2018 por parte de Pimec entre 400 de sus asociados. El trabajo se realizó en empresas de menos de 250 trabajadores de sectores como el material de transporte, la metalurgia o industrias como la química, la textil, la alimentaria o la energética de toda Catalunya. El presidente de Pimec, Josep González, destaca que los resultados «demuestran la solidez y potencia» del sector industrial catalán, y asegura que el proceso soberanista no ha frenado la evolución económica de la mayoría de compañías. 

61%. Es el volumen de pequeños y medianos empresarios industriales que contestan que, a lo largo de 2017, logró un mayor volumen de ventas para su negocio. 

Precisamente, una de las novedades que presenta la encuesta es que, por primera vez, se han incorporado dos preguntas específicas sobre el debate político catalán, principalmente por la inestabilidad generada durante el último trimestre del pasado año.  Sobre ello, un 75% de las empresas afirma que no vio afectado su nivel de ventas, mientras que un 18% sí que sufrió un descenso. Sobre estos últimos, un 10% recalca que la afectación que notó fue de, como mínimo, un 3%. Computando todo el año, el saldo entre las compañías que han incrementado sus ingresos y las que los han disminuido es positivo en un 44%, una cifra superior en un 2% a la que se dio en 2016

La mitad se vende en Catalunya
El trabajo pone de relieve que las pymes industriales catalanas destinan un 48% de sus ventas al propio mercado catalán, mientras que la exportación, especialmente a la zona euro, ocupa el segundo lugar, con un 28%. En tercera posición se sitúa el mercado español, con un 24% del negocio. Sobre esto cabe remarcar que, respecto a 2016, el mercado catalán ha perdido un punto porcentual. 

Especialmente relevante es el hecho de que, según los consultados, un 57% afirma que ha incrementado su volumen de exportaciones, por el 13% que dice que lo ha disminuido. Esto sitúa un saldo positivo del 44%, un punto más que en 2016

17%. Es el volumen de pequeños y medianos empresarios industriales que contestan que, a lo largo de 2017, logró un menor volumen de ventas para su negocio. 

Por lo que se refiere al volumen de ventas, un 61% afirma que éstas han crecido, un 22% asegura que se han mantenido y un 17% lamenta que se han reducido. Esto da un saldo favorable del 44%, dos puntos más que en 2016

Otro de los puntos interesantes del informe es el referente a la actividad inversora, en el que el 67% de los preguntados revela que, durante 2017, ha llevado a cabo inversiones, una cifra inferior en un 2% a la registrada en 2016. Según los técnicos de la Pimec, este retroceso «puede responder a una consolidación y a la entrada a una fase de normalidad inversora después de la fuerte recuperación experimentada entre los años 2014 y 2015». 

Por lo que se refiere a la finalidad de las inversiones, un 61% afirma que la ha destinado para «incrementar la capacidad productiva», mientras que un 40% a la «innovación» o en medidas medioambientales. 

Perspectivas optimistas
Seguramente, uno de los datos más positivos es el referente a la ocupación. Un 39% asegura que ha incrementado su plantilla a lo largo de 2017, un 46% la ha mantenido y un 14% la ha disminuido. Estos datos ofrecen un saldo positivo en un 25%. En este punto, el aumento medio de las empresas que han incrementado su número de trabajadores ha sido del 3,3%, mientras que el promedio de las que los han reducido ha sido del 1,4%. Esto comporta un resultado positivo del 1,9%, si bien en 2016 este margen fue un punto superior. 

Finalmente, preguntados sobre las perspectivas económicas y de volumen de negocio para 2018, un 66% prevé un incremento de su actividad, mientras que un 26% cree que se mantendrá y solo un 8% teme reducir su actividad. Esto significa un saldo positivo del 58%, una cifra inferior al 61% del año pasado. 

Temas

Comentarios

Lea También