Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El tortosino Bañeres, un fiscal para defender la ley y la normalidad

El nuevo fiscal superior de Catalunya quiere recomponer la relación con la Generalitat

EFE

Whatsapp
El fiscal Francisco Bañeres en una foto de archivo, acudiendo a los funerales de su antecesor en el cargo, José María Romero de Tejada. FOTO: ACN

El fiscal Francisco Bañeres en una foto de archivo, acudiendo a los funerales de su antecesor en el cargo, José María Romero de Tejada. FOTO: ACN

El fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, propondrá al Consejo de Ministros el nombramiento de Francisco Bañeres, nacido en Tortosa el 1 de abril de 1959, como fiscal superior de Catalunya, un cargo desde el que asumirá el reto de defender la ley ante el pulso soberanista y reconstruir las relaciones con el Govern. Bañeres, teniente fiscal de la Fiscalía Superior de Catalunya y sustituto temporal del fallecido fiscal superior José María Romero de Tejada, era el único candidato a esa plaza. Sobre él recaerá un papel clave en la defensa de la legalidad en un momento en que están en curso en Catalunya varios procedimientos judiciales por el proceso soberanista –pese a que los principales están ya en manos del Supremo– y dado que el ministerio público podría seguir teniendo gran importancia en la ofensiva penal contra el independentismo, si persiste en su apuesta por la vía unilateral.

Bañeres, que fue nombrado teniente fiscal en 2013 tras coordinar durante años el área de Delitos Económicos de la Fiscalía de Barcelona, ya jugó ese papel clave como mano derecha de Romero de Tejada en el frente judicial contra el proceso independentista y en la coordinación del dispositivo para impedir la celebración del referéndum del 1-O, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Precisamente, en el plan de actuación que presentó para defender su candidatura, incide en la «compleja situación política» que atraviesa Catalunya, donde «quizás más que en cualquier otro momento desde la instauración de la democracia la presencia del Ministerio Fiscal resulta fundamental, para promover entre otras acciones, la justicia en defensa de la legalidad». Pero subraya su interés en intentar recomponer «en la medida de lo posible» y en términos «razonables» las relaciones institucionales con la Generalitat, para lo que se compromete a realizar «cuantos esfuerzos sean necesarios».

También confía en restablecer la normalidad» con el Parlament y mantener «la actitud de cordialidad y buen entendimiento» con los Mossos d’Esquadra. Respecto a este cuerpo policial, Bañeres admite que se «han propiciado situaciones delicadas por el comportamiento cuando menos irregular por parte de determinados mandos del cuerpo, pero plantea que eso no es óbice para procurar una relación fluida.

Francisco Bañeres ingresó en la carrera fiscal en 1985 y, tras un primer destino en Las Palmas, en 1993 pasó a ejercer en la Fiscalía Provincial de Barcelona, donde coordinó la sección de Delitos Económicos y tuvo entre sus manos los inicios de la investigación del expolio del Palau de la Música, así como varios casos de fraude fiscal –como el del futbolista Leo Messi– o desvíos de fondos de empresas, entre ellas La Seda.

Temas

Comentarios

Lea También