En Catalunya faltan enfermeras y médicos de algunas especialidades

La pandemia evidencia déficits, entre otras, en Medicina Familiar o Pediatría. Casi 6.000 médicos de Atención Primaria de toda Catalunya empiezan hoy cuatro jornadas de huelga

ACN-JOAN MORALES

Whatsapp
Protesta de las enfermedades del Sant Joan de Reus el pasado mes de junio. Foto: A. Mariné

Protesta de las enfermedades del Sant Joan de Reus el pasado mes de junio. Foto: A. Mariné

Cerca de 6.000 médicos de Atención Primaria de toda Catalunya están llamados desde hoy, y hasta el próximo viernes, a secundar una huelga convocada por el sindicato Metges de Catalunya para reclamar una asistencia primaria de calidad.

Las necesidades derivadas de la Covid-19 han obligado a contratar perfiles alternativos a los de médicos y enfermeras, sobre todo en la atención primaria. ¿Pero faltan realmente médicos y enfermeras en Catalunya? El Departament de Salut, el Col·legi de Metges de Barcelona, sociedades científicas y sindicatos consultados coinciden en que falta personal de enfermería y que hay déficits en algunas especialidades de Medicina como, efectivamente, la Familiar, y también por territorios. Las entidades profesionales atribuyen estas carencias del sistema a contratos «precarios» y a las políticas de años anteriores, mientras que Salut reconoce que hay que hacer «más atractivas» las condiciones laborales.

La crisis del coronavirus ha hecho aumentar la actividad de una Primaria ya saturada y plantea ahora un reto colosal en los centros de salud y hospitales: mantener en plena pandemia la asistencia no Covid-19. Ante estas necesidades, el sistema de salud catalán se ha encontrado con que no puede contratar más médicos ni enfermeras de familia y con que tampoco es fácil hacerlo en otros ámbitos. ¿Por qué?

El ratio de médicos de Catalunya es de 4,83 por 1.000 habitantes, por encima tanto de la de España (3,8) como de la media de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (3,4). Son datos de la OCDE correspondientes al 2017 y recogidos en el documento de presentación del Foro de Diálogo Profesional impulsado por el Departament de Salut de la Generalitat en 2018.

Ante estos datos, la directora general de Profesionals de la Salut, Montserrat Gea, señala que Catalunya tiene «un número suficiente de médicos», pero no hay una «buena distribución por territorios ni por especialidades». El director general corporativo del Col·legi de Metges de Barcelona, el doctor Marc Soler, coincide: «Faltan médicos en algunas especialidades, como son Medicina Familiar, Pediatría, Anestesia o Psiquiatría, y en algunos territorios, donde las ofertas laborales cuestan ocupar más».

Una Medicina Familiar mermada

Para el presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar i Comunitària, el doctor Antoni Sisó, la pregunta no es si faltan médicos, sino «qué médicos son los que faltan». «Faltan médicos en diversas especialidades y sobre todo en Medicina Familiar y Comunitaria, que tienen una visión general y una alta capacidad de resolución en diversos ámbitos, como en la Primaria, Urgencias y residencias», recalca.

«El problema se ve mucho en la Medicina Familiar porque la Atención Primaria es la puerta de entrada al sistema y debería tener mucha fuerza», destaca el secretario general del sindicato Metges de Catalunya, Josep Maria Puig.

Aunque la Medicina Familiar y Comunitaria es la especialidad mayoritaria (21%) –según datos facilitados por Salut–, esta dotación se considera insuficiente en las necesidades actuales del sistema.

Según datos de la CAMFiC, en Catalunya, la media de médicos de familia por cada 10.000 habitantes es de 7,2 y la media de la Unión Europea se encuentra por encima de los 9,5. Esto significa que faltarían unos 1.000 médicos de familia más en Catalunya, indica el doctor Sisó.

Por su parte, el ratio de enfermeras en Catalunya es de 6,09 por 1.000 habitantes, muy alejado de la media de la OCDE, que es de 9. El ratio estatal todavía se encuentra más alejado (5,51). La presidenta de la Associació d’Infermeria Familiar i Comunitària de Catalunya, Alba Brugués, explica que desde hace más de diez años están denunciando que en Catalunya faltan muchas enfermeras, tanto en la Primaria como en los otros ámbitos, hospitalario, sociosanitario y en las residencias.

Brugués considera que ahora se están «pagando las consecuencias» de «no haber hecho los deberes» de crear más plazas universitarias, por un lado, y de la especialidad de Enfermería Comunitaria en el sistema EIR –Enfermería Interno Residente, el que equivaldría al MIR–, por otro.

A diferencia de los médicos, el 92% de enfermeras y enfermeros en Catalunya no tiene reconocida una especialidad, según datos facilitados por el Departament de Salut. Una de las reclamaciones hace años de la profesión de enfermera es potenciar las especialidades en este sector.

Temas

Comentarios

Lea También