Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Habría que revisar si políticos como Rivera cometen delito de odio al mentir y manipular»

Entrevista a Jaume Ferrús i Estopà. El que fuera director de TV3 entre 1989 y 1995 es una de las personas que mejor conoce el mundo de la televisión

Xavier Fernández

Whatsapp
A sus 74 años, Jaume Ferrús, natural de Flix, sigue plenamente activo. Es vicepresidente de Eurecat, el Centre Tecnològic de Catalunya. FOTO: Pere Ferré

A sus 74 años, Jaume Ferrús, natural de Flix, sigue plenamente activo. Es vicepresidente de Eurecat, el Centre Tecnològic de Catalunya. FOTO: Pere Ferré

Usted creó el proyecto técnico de TV3 y la dirigió durante seis años. Pese a ese currículum, le veo muy ‘normal’.
(Ríe). Que conste que cuando empezamos en TV3 éramos mucha gente poco normal. La mayoría no habíamos trabajado nunca en televisión. Entonces sólo existía Televisión Española. La gente que trabajaba en TVE no quería cambiar porque no se creía nuestro proyecto. 

Usted trabajaba en una empresa de ingeniería dedicada a la transferencia tecnológica. 
Nos encargábamos de proyectos muy diversos, como una fábrica de calcetines u otra de boinas, ambas para el ejército sirio. 

Aquello era a mediados de los años 70. ¿Recuerda algún otro proyecto ‘exótico’?
Diseñamos un astillero para barcos de cabotaje para Guinea Conakry, un país comunista. Fue una experiencia terrible, por todo el control que había. También trabajé en Argelia, cuando acababa de ser independiente, y en El Salvador, donde cada día oías por la radio que había muertos.

Hablemos de TV3. ¿Cree que manipula y no es imparcial?
Quizá hay una línea editorial, pero ningún medio está tan controlado como TV3. Una de las cosas que más me relajó cuando dejé la dirección de TV3 fue no tener que ir un día cada mes a la comisión de control del Parlament. 

«Hubiese sido imposible que el Estado interviniese TV3. Podían  cambiar el director, ¿y la Redacción? ¿Ponían un Piolín en cada mesa?»

¿Le daban mucha caña?
Toda la que quieras y más. Ahora además el Consell Audiovisual de Catalunya también redacta informes. El último resaltaba que TV3 es la cadena con más pluralidad de las que se ven en Catalunya.

Da la sensación de que TV3 defiende la independencia. 
En Catalunya existe un sentimiento general en ese sentido y TV3 ha de reflejar la situación. Que el porcentaje de tertulianos independentistas debería ser del 47%, en vez del 55% o 60% como es ahora, es hilar muy fino. Además nadie ve solo TV3. En conjunto  los catalanes reciben mucha más opinión no independentista.

¿Cómo le sentó lo que dijo el exministro socialista Josep Borrell durante la campaña electoral de que «hay desinfectar» las heridas de la sociedad catalana y «desprocesar» TV3?
Es del mismo nivel que lo que afirmó Xavier García-Albiol (PP) de que hay que hacer una televisión con «personas normales». Es un escándalo. Hay muchos políticos catalanes que conocen muy bien la situación y hacen afirmaciones que serían merecedoras de revisar si cometen un delito de odio porque mienten y manipulan con pleno conocimiento.

¿A quién se refiere?
A Albert Rivera (líder de Ciudadanos), por ejemplo. El numerito que montó en el Congreso. Enseñó un libro del Club Super 3 en que salía un mapa de los países de lengua catalana. Rivera dijo que era un libro de texto. Ni lo era ni mostraba lo que decía Rivera (dijo que ese «libro de texto» enseñaba un «nuevo colonialismo»). Eso es una manipulación.

Cuando se aplicó el artículo 155, ¿pensó que  el Estado iba a intervenir TV3?
No. Hubiese sido imposible. Puedes cambiar el director. ¿Y la Redacción? ¿Pones un piolín en cada mesa? Lo que están haciendo ahora sí es grave, con el cambio en el criterio del IVA (la Agencia Tributaria reclama a la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals el IVA de los últimos cinco años de las subvenciones). Supondrá 30 o 40 millones menos de ingresos al año. Los presupuestos de la Generalitat los tendrían que asumir.

«La oferta actual de teles en abierto es excesiva. La tendencia es que sólo haya canales de actualidad y lo demás se compre a demanda»

¿Catalunya se puede permitir una televisión autonómica con tantos canales?
Quizá no. TV3 tiene que emprender reformas y aumentar la eficiencia, cierto, pero lo que intenta hacer es normalizar el país desde un punto de vista lingüístico.

¿Normalizar?
No se trata de que la gente hable  mejor el catalán, sino de que un catalán pueda vivir en su lengua. Y para ello ha de tener una oferta diversa y variada en su lengua. Pero no hace falta que esa oferta sea toda pública.

¿Qué quiere decir?
¿Verdad que hay escuelas concertadas? Pues podría haber televisiones ‘concertadas’, con un contrato que asegurase contenidos de calidad en catalán.

¿De qué se siente más orgulloso en su trayectoria en TV3?
De tres proyectos: la Marató, el Club Super 3 y la telenovela. Los pusimos en marcha observando lo que se hacía en otros sitios. Los tres han perdurado.

Jordi Pujol presidía la Generalitat cuando usted dirigía TV3. ¿Cómo era?
Tenía una enorme capacidad para relacionar las cosas. Hizo una labor política muy importante, pero provocó decepción y tristeza (por la confesión de que no había declarado dinero a Hacienda). No me cuadra con la imagen que tenía de él. Creo que no controló suficientemente su entorno familiar.

Usted colaboró en la candidatura de Barcelona a los Juegos Olímpicos de 1992. ¿Qué sintió cuando escuchó aquello de «À la ville de... Barcelona»?
Una gran emoción. Es de esas cosas que recuerdas dónde, con quién y qué hacías cuando pasó. Fue una alegría por lo que iba a representar a nivel de ciudad y país y el reto que suponía para TV3. Luego se llegó a un acuerdo político con TVE para cubrir los Juegos en el Canal Olímpic.

También debió conocer al exalcalde de Barcelona y expresident, Pasqual Maragall.
Le conocí más que a Pujol. Cuando presidía la Generalitat, me propuso volver a ser director de TV3. Le dije que sí y me respondió ‘Hecho. Un día de estos ves a ver a Carod-Rovira’. Con Carod también nos pusimos de acuerdo. Pero luego hubo personas dentro del PSC que no veían bien que yo fuese director habiendo colaborado con Pujol. Era más fácil sentirte cercano a Maragall que a Pujol.

¿Cuál es la tendencia de la televisión del futuro?
La oferta actual de canales en abierto es excesiva. La tendencia es que haya canales de actualidad y todo lo intemporal lo compre el espectador a demanda. Los acontecimientos de gran valor, como el fútbol, serán de pago.

¿Cree que el fútbol televisado encarece los fichajes?
Sí. Aporta más recursos. Un día analicé todo el dinero que se movía en fichajes entre los grandes clubes de Europa. Era una inflación casi como la de los bitcoins. La comercialización que ha hecho Mediapro del fútbol ha disparado el valor de la Liga española.

¿Las series son ahora el nuevo ‘opio del pueblo? El fútbol ya lo es desde hace tiempo .
Sí, bueno... No le llamaría ‘opio’ sino que son producciones audiovisuales hechas con grandes recursos, incluso más que el cine. Crean fidelización y el que sean a demanda hace que te enganches.

Temas

  • Periodismo

Comentarios

Lea También