Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los terroristas planeaban atentar en grandes monumentos de Barcelona

Los detenidos culpan de los ataques al imán de Ripoll y revelan que este quería inmolarse en los atentados. Dos de los cuatro arrestados aseguran no tener nada que ver con los hechos

ACN

Whatsapp
Agentes de los Mossos d’Esquadra custodian el locutorio de Ripoll que registraron. La detención de su dueño se prolonga 72 horas. Foto: ACN

Agentes de los Mossos d’Esquadra custodian el locutorio de Ripoll que registraron. La detención de su dueño se prolonga 72 horas. Foto: ACN

Los terroristas querían atentar contra monumentos de Barcelona haciendo estallar bombas. Así lo reconoció ante el juez de la Audiencia Nacional Mohamed Houli Chemal, el yihadista que resultó herido en la explosión de la casa de Alcanar. El joven explicó que hacía dos meses que conocía los planes del imán de Ripoll, que éste tenía la intención de inmolarse y que en la casa de Alcanar se dedicaban a la fabricación y manipulación de explosivos. Ante el juez, sin embargo, aseguró que desconocía cuál era la fecha marcada para atentado en Barcelona y negó la existencia de un plan B. Fuentes jurídicas apuntaron que los detenidos culpan de todo al imán de Ripoll.

Los cuatro detenidos por los atentados de Barcelona y Cambrils declararon ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. Los cuatro respondieron a las preguntas que les formularon, lo que ayudará a esclarecer los planes de la célula. El testimonio más valioso para la investigación fue el de Mohamed Houli Chemal, si bien no dio detalles sobre la procedencia de las más de 100 bombonas de butano que los yihadistas habían almacenado, y dijo que tampoco sabía cómo se produjo la explosión. Según su versión, en el momento de la deflagración él estaba en el porche recogiendo los platos de la cena. 

Otro de los detenidos en Ripoll, Driss Oukabir, dijo que no tiene ninguna vinculación con los atentados. La furgoneta que arrolló 13 personas en la Rambla estaba alquilada a su nombre. Aunque en un primer momento dijo a la policía que su hermano, muerto en Cambrils, le había robado la documentación, ayer reveló que fue él personalmente quien alquiló la furgoneta, pero que pensaba que era para una mudanza. 

El vehículo que conducían los cinco jóvenes abatidos a Cambrils, iba a nombre de otro de los detenidos: Mohammed Aalla, de 27 años y también vecino de Ripoll. En el vehículo iba su hermano, Said Aalla, que también murió. Ante el juez dijo que no tiene nada que ver con los hechos, que el coche no es suyo pero estaba a su nombre «por un tema de seguros».

Temas

Comentarios

Lea También