Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Protestas contra la tasa de autopistas que extiende los peajes

Cambiar los peajes por una ‘tarifa plana’ genera resignación. Conductores y transportistas confían en un supuesto ahorro pero lamentan que otra vez Catalunya sea la perjudicada

Raúl Cosano , Núria Riu

Whatsapp
Más autovías y menos peaje: usuarios contra la tasa de autopistas

Más autovías y menos peaje: usuarios contra la tasa de autopistas

Manda la resignación y la expectativa. «Todo dependerá del importe que tengas que pagar. Al final estaremos ante otro impuesto más, y ya tenemos demasiados. Estamos en compás de espera», cuenta Joaquim Olivé, presidente del colectivo de taxistas en la provincia de Tarragona. 
Catalunya estudia levantar todas las barreras de los peajes a partir de 2019. Esto no significa que circular por el conjunto de autopistas será gratuito, sino que se está diseñando un nuevo sistema de financiación que supondrá una nueva tasa para el conjunto de los conductores.

El director de la Federació d’Autotransport de la Província de Tarragona (FEAT), Josep Lluís Aymat, cree que «es dantesco desde todos los puntos de vista que sigamos pagando cuando estamos hablando de concesiones que deberían haber expirado hace muchísimos años». Aymat, aunque ve alguna parte positiva en el nuevo formato, es eminentemente crítico: «Hay que ver si se ofrecen diferentes opciones de uso. Yo, como conductor, si me dicen que por 80 euros al año voy a poder circular por todas las autopistas de Catalunya, lo firmo, me parece perfecto, pero puede haber gente que no utilice autopistas o sólo una vez al año. Hay que ver cómo se compartimenta». 

"Todo dependerá del importe que tengamos que pagar. Estamos a la expectativa". 
Joaquim Olivé (Presidente Taxis Tarragona)

La viñeta en la que trabaja la administración catalana está inspirada en el ejemplo austríaco. El proyecto está en fase de «debate», según asegura el secretario de Infraestructures, Ricard Font, y debe servir para establecer «un modelo de financiación para las vías de alta capacidad, más homogéneo y que acabe con los agravios territoriales que hay también dentro de Catalunya». De hecho, los ciudadanos de paso también pagarán. Lo harán por días, semanas, meses o el global de todo el año, dependiendo del tiempo que necesiten la viñeta.  

Desequilibrio

«La gratuidad de las carreteras no existe», ha dicho recientemente Font, que desvincula esta medida del impuesto de circulación, que se paga para utilizar las vías urbanas e interurbanas, y ha añadido que están debatiendo el modelo con sindicatos, colegios profesionales y las concesionarias. 

El problema para los principales afectados –y en buena parte críticos– radica en el concepto de fondo, como aclara Aymat: «En realidad esto supone prolongar el agravio de los catalanes. En muchas zonas de España que utilizan vías que son de la misma calidad no hay que pagar».  

"Es dantesco el agravio y que haya que seguir pagando".
Josep Lluís Aymat (Director FEAT)

Aymat echa mano de resignación a la hora de comparar:«Tal y como estamos ahora, cualquier propuesta que nos hagan puede ser más beneficiosa y sigue habiendo un desequilibrio con el resto de ciudadanos del estado

Aymat, voz principal de los transportistas en Tarragona, zanja: «Nadie nos ha dicho qué costará a los camiones. En cuanto al transporte nos preguntamos si nadie va a tener en cuenta el impuesto especial de hidrocarburos. Ya estamos pagando una barbaridad. ¿No se va a considerar el esfuerzo fiscal que hacemos?»

Las conversaciones para la denominada viñeta se han iniciado con los grupos parlamentarios, entidades empresariales, sindicatos, expertos en infraestructuras y transporte, colegios profesionales y plataformas de afectados como Aturem l’autopista C-32.

"La gratuidad de las carreteras no existe" 
Ricard Font (Secretario de Infraestructures de la Generalitat) 

Estos contactos se producen en el momento en el que están a punto de expirar las concesiones de algunas de las principales autopistas, como es el caso de la AP- 7, que en el tramo desde Tarragona a Alicante finaliza el contrato en 2019, mientras que en dirección norte lo hace el 2021, año en el que también quedará libre de peaje la AP-2. 

Temas

Comentarios

Lea También