Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quim Torra planta al Rey en el stand de España del Mobile World Congress

Tras el desplante de ayer, Torra ha vuelto a protagonizar esta mañana un gesto para marcar distancias con el Rey y con España

Diari de Tarragona

Whatsapp
El presidente de la compañía automovilística SEAT, Luca de Meo, acompañado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el MWC.

El presidente de la compañía automovilística SEAT, Luca de Meo, acompañado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el MWC.

El rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, han inaugurado esta mañana una nueva edición del Mobile World Congress en el recinto ferial de Barcelona en L'Hospitalet de Llobregat. Los tres han llegado juntos en un minibús y a las puertas del recinto han saludado a las autoridades locales y a los organizadores del salón. Tras el saludo protocolario, junto a entre otros la ministra de Economía, Nadia Calviño, han realizado el recorrido por los stands de la feria.

Tras el desplante de ayer, Torra ha vuelto a protagonizar esta mañana un gesto para marcar distancias con el Rey y con España. Ha sido durante el recorrido de las autoridades, al llegar al pabellón de España. Allí se han reunido la mayoría de los mandatarios para hacerse una foto de familia. Estaban Felipe VI, Pedro Sánchez, Nadia Calviño, Pedro Duque, Ada Colau, Teresa Cunillera y Nuria Marín, entre otros. Pero no ha posado ningún representante del Gobierno de Cataluña. Ni Quim Torra ni los consejeros que le acompañaban. En ese posado, hace dos años, Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras protagonizaron una imagen que dio mucho que hablar. Tras el pabellón de España, estaba previsto que la comitiva visitara el stand de Cataluña. En este caso, quien ha dado esquinazo ha sido el jefe del Estado. La tensión, una vez más, se ha trasladado a las relaciones entre la Casa Real y el Palau de la Generalitat. Antes de llegar al recinto ferial en el autobús, todas las autoridades han asistido a una charla informativa del CEO del Mobile, John Hoffman. Torra ha saludado al Rey, sin presencia de cámaras, en el interior de la sala pero no ha salido a recibirlo.

La frialdad ha estado presente en todo momento. Felipe VI y Torra se dirigieron ayer mensajes cruzados en sus discursos en la cena previa a la inauguración de hoy que escenificaron la tensión política que hay entre la Casa Real y el Palau de la Generalitat. Compartieron mesa y mental, eso sí, y se saludaron al final de la cena, sin la presencia de cámaras. Previamente, el presidente de la Generalitat había plantado al Rey en el saludo protocolario que acostumbra a hacer antes del inicio del ágape. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también evitó el saludo al jefe del Estado.

Durante los discursos, Felipe VI reivindicó a España como una "democracia plena". Según el Rey, el Estado español se ha convertido en una de las "veinte democracias globales reconocidas internacionalmente", gracias, según él, a la Constitución, de la que recientemente se conmemoraron sus primeros 40 años. El Rey apeló al diálogo e hizo un guiño hacia la lengua catalana, "otra de las lenguas de España de la que cual estamos muy orgullosos". Además destacó la importancia de la economía catalana y puso el acento en que la organización del salón (cuyos comité organizador es de EE UU) debería considerar Barcelona como su "segunda casa".

Torra reivindicó por su parte a Cataluña como nación y reprochó que Carles Puigdemont no pudiera estar presente como presidente porque está 'exiliado', según la terminología que emplea el independentismo. "Puigdemont les dio la bienvenida hace dos años. Quiero recordar que él y los miembros de su Govern hoy no pueden estar aquí", recalcó. El presidente de la Generalitat dijo que Cataluña es "un país que ha hecho de la voluntad de ser, su seña de identidad, donde amamos la democracia por encima de todo", y donde la defensa de los derechos humanos universales y los derechos civiles y colectivos ha sido una lucha constante del pueblo catalán. "Ha sido así en el pasado, lo es hoy y lo será en el futuro", dijo, porque según él "nunca renunciaremos a los principios de Pau Casals, un país definido por la cultura, el talento y la libertad". "Tenemos toda la confianza en el futuro. Porque sabemos de donde venimos. Y, arraigados en esta tierra, sabemos a donde queremos ir", remató.

Esta mañana, a diferencia de ayer, no se han producido protestas de los grupos secesionistas para criticar la presencia del Rey. Aunque Omnium Cultural ha instalado una carpa en la entrada para entregar folletos informativos sobre "el juicio a la democracia" del Supremo. "Los derechos humanos en España tienen la batería baja", según el díptico. Tampoco ha habido discursos protocolarios. Como ayer, Torra lucía un lazo amarillo en su solapa.
      

Temas

Comentarios