Más de Costa

A prisión el dueño de un pesquero por el desembarco de 86 kilos de cocaína

Fue detenido por los Mossos mientras se realizaba la operación. Hay otros dos arrestados que están en libertad

Àngel Juanpere

Whatsapp
La droga fue hallada en esta pequeña cala de Cap Salou.  FOTO: Pere Ferré

La droga fue hallada en esta pequeña cala de Cap Salou. FOTO: Pere Ferré

El juez de guardia de Tarragona ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el hombre detenido la noche del miércoles de la semana pasada acusado de haber participado en el desembarco de más de 86 kilos de cocaína en la zona de Cap Salou. El arrestado sería el propietario de un pequeño barco pesquero, que fue hallado por los Mossos d’Esquadra y que presuntamente estaría implicado en el desembarco de la droga, señala el juez instructor. Por este caso hay otras dos personas que figuran como investigadas y que están en libertad con cargos.

https://www.diaridetarragona.com/costa/Una-lancha-desembarca-cocaina-en-Cap-Salou-20211001-0056.html

Los hechos se produjeron sobre las nueve de la noche en Cala del Reguerot. Una patrulla de la Policía Local detectó una embarcación sospechosa así como varias personas. Diversas patrullas de los Mossos acudieron al lugar. Encontraron mochilas y maletas mojadas y cubiertas de arena de playa, que contenían paquetes compactos envueltos con cinta o plástico. En las inmediaciones fue hallado, escondido, el hombre que ahora ha ingresado en prisión. También estaba mojado y cubierto de arena de playa. El sospechoso dijo a los agentes que realizaba tareas de vigilancia y que había acudido al lugar con su coche Audi S6.

Un testigo manifestó a los agentes que sobre las cuatro de la tarde había visto a dos hombres caminando por el acantilad  así como un barco pesquero pequeño y de color azul. En él habían tres personas que lanzaban un cabo a los dos que antes estaban en el acantilado. Estos dos eran los inquilinos de un apartamento cercano. Cuando los Mossos llegaban al lugar, los sospechosos regresaban a la casa, acompañados de un perro de raza peligrosa. 

Al día siguiente, jueves, en el Juzgado de Guardia se abrieron las bolsas. Había 74 paquetes con un total de 86,314 kilos, que dieron positivo en cocaína en drogotest.

Las investigaciones policiales permitieron determinar que había otros individuos vestidos con material de buceo, la presencia de una lancha neumática y que se habían lanzado mochilas al agua. También se había visto el Audi. Por ello, los investigadores solicitaron al juez autorización para entrar en el apartamento que había alquilado el sospechoso, registro que se efectuó el viernes. Se encontró un ordenador portátil, un maletín con una batería, un cargador y un manómetro –del que falta un taladro–, varias prendas de neopreno, aletas de buceo, varias cajas con diversos terminales telefónicos, una maleta de submarinismo y documentación a nombre de una persona de nacionalidad colombiana, entre otros. 

Por otra parte, los agentes hallaron una embarcación tipo pesquero, propiedad del detenido, y donde había material de buceo. El juez sospecha que habría estado implicada en el desembarco de la cocaína. Ademas, recuerda eol mqagistrado, que el investigado se encontraba en el lugar del desembarco y recepción de las maletas y sustancias intervenidas, constando referencias de su embarcación en las inmediaciones y equipo de buceo. Todo ello, unido a que el hombre se alojó en una vivienda cercana cuya puerta se hallaba forzada, provoca que el juez instructor vea «serios y claros indicios de la participación del investigado en las actividades relativas al trafico de drogas».

El fiscal entiende –y lo comparte el juez– que hay riesgo de fuga. Primero porque puede enfrentarse a una elevada pena –más de seis años de prisión– y segundo porque hay «indicios adicionales» de que el investigado formaría parte de una organización dedicada al tráfico de drogas, «a la cual se le presuponen los medios económicos suficientes como para coayudar en su caso al investigado en su huida».

Temas

Comentarios

Lea También