Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto un acusado de violar a su ex tras una noche de fiesta en Salou

La Audiencia Provincial reconoce que hubo relación sexual con su expareja pero que fue consentida
 

Àngel Juanpere

Whatsapp

Un hombre que se enfrentaba inicialmente a catorce años de prisión acusado de haber violado, coaccionado y maltratado a su antigua pareja sentimental ha sido finalmente absuelto por la Audiencia Provincial de Tarragona. Para los magistrados, la declaración de la denunciante «no nos resulta suficientemente fiable». Aseguran que sí existió una relación sexual, «pero no que la misma se realizara con violencia, contra la voluntad de la Sra. (...)».

El acusado, de nacionalidad dominicana, mantuvo una relación de noviazgo con la denunciante. Una relación que duró aproximadamente dos años y que cesó aproximadamente en verano de 2014. Durante el curso de la relación, la pareja residió en el domicilio de la madre de ella, si bien de manera esporádica también lo hicieron en el domicilio del padre de él. 

Acabada la relación, y durante ese verano de 2014, procesado y denunciante continuaron manteniendo contacto de forma esporádica, coincidiendo algunos fines de semana y llegando incluso a mantener relaciones sexuales en alguno de esos encuentros.

Tras las insistencias de él, la mujer accedió a quedarse a dormir en la casa del procesado

La tarde-noche del 21 de septiembre de 2014, la mujer acudió junto a sus amigas a una zona de ocio, a la que los jóvenes de nacionalidad dominicana tienen costumbre de acudir para reunirse, jugar a béisbol, etc. Allí coincidió con el acusado, quien le pidió de manera insistente de que se marchara con él de la fiesta. Y así lo hicieron, marchándose a una discoteca de Salou, donde permanecieron hasta las seis de la madrugada del día 22.

Insistencias
Tras las insistencias de él, la mujer accedió a quedarse a dormir en la casa del procesado. Ella permaneció en el sofá y él se marchó a su habitación. Posteriormente, en la misma hubo un encuentro sexual. Pero después se produjo una fuerte discusión ya que ella vio en el teléfono del acusado mensajes que le había enviado su expareja.

Para los magistrados, no quedó acreditado que el acusado diera patadas a la cabeza de la mujer ni que ésta saliera al balcón para pedir auxilio. 

Temas

Comentarios

Lea También