Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Adiós a la sombra de la chimenea

El Ministerio de Energía ha autorizado a Endesa el desmantelamiento de la central del Foix, que durante cuatro décadas ha levantado las quejas vecinales. En cuatro años debe desaparecer
Whatsapp
La central térmica del Foix ha sido un elemento del paisaje de la zona durante cuatro décadas.  Foto:  JMB/DT

La central térmica del Foix ha sido un elemento del paisaje de la zona durante cuatro décadas. Foto: JMB/DT

En un plazo máximo de cuatro años la central térmica de Cubelles, en el límite con Cunit y que durante casi cuatro décadas ha configurado el paisaje de la zona con su alta chimenea, podría estar desmantelada.

El Ministerio de Energía ha dado autorización a la eléctrica Endesa el desmantelamiento de una planta que llevaba unos años inactiva por fallos y porque la producción de energía con fuel resultaba muy cara y contaminante.

Esa autorización que durante décadas esperaban en Cubelles y Cunit ha sido celebrada en ambas localidades, que ahora esperan saber cuál será el destino de los terrenos que ocupan unas 16 hectáreas.

Endesa también habría descartado levantar en el lugar de la térmica una planta de ciclo combinado, menos contaminante, como había llegado a plantear. Pero la eléctrica considera que la generación de energía no es urgente por un estancamiento de la demanda. El desmantelamiento de la planta deberá seguir un plan de vigilancia ambiental por la tipología de los residuos que deben retirarse.

 

Descatalogar el suelo

Los ayuntamientos de Cunit y Cubelles han pedido que con el desmantelamiento de la central también haya una descatalogación como zona energética del terreno que ocupa. Una revisión que debe conceder el Ministerio de Industria.

La central está en Cubelles en el límite con Cunit y ocupa una superficie como la de 16 campos de fútbol, además de contar con una especie de puerto que en realidad es una toma de agua para la refrigeración de los sistemas de la central. En los últimos años en su entorno se han levantado centenares de viviendas que ahora se ven liberadas de la fábrica.

Una de las primeras consecuencias es que con el cierre, el Ayuntamiento de Cubelles dejará de ingresar un millón de euros que pagaba Endesa en concepto de impuestos, según calcula el nuevo equipo de gobierno que contemplaría poder implantar nuevas industrias.

Por su parte en Cunit , la alcaldesa Montserrat Carreras valoró el desmantelamiento de la central y rechaza que Endesa pueda substituirla por otra de ciclo combinado, que usa gas natural el lugar de fuel para su producción, por lo que las emisiones son menos. Carreras destaca que en todo caso debe contemplarse energías alternativas si la zona mantiene la calificación de energética. La central no está en Cunit, pero sus vecinos han sufrido las consecuencias en forma de emisiones que les ha preocupado para la salud

Los dos ayuntamientos cuando conocieron la paralización de la actividad de la planta por los problemas que tenía y el elevado coste de usar fuel, ya plantearon conservar la torre de 175 metros como símbolo de arquitectura industrial y de la costa en la zona. Ahora empiezan a pensar en un futuro sin térmica y recuperar la zona.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También