Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Altafulla: absuelto un profesor de la Pompeu Fabra por sus tuits contra jueces y fiscales

Hèctor López Bofill, que imparte clases de Derecho Constitucional, apeló a su derecho a la libertad de expresión en la causa que se le abrió a raíz de una investigación abierta por la Fiscalía

EFE

Whatsapp
Eusebi Campdepadrós y Héctor López Bofill. El profesor iba en las listas de JxCat en la circunscripción de Tarragona.FOTO: ACN

Eusebi Campdepadrós y Héctor López Bofill. El profesor iba en las listas de JxCat en la circunscripción de Tarragona.FOTO: ACN

La Audiencia de Barcelona ha absuelto al profesor de la Universidad Pompeu Fabra, Hèctor López Bofill, ante la duda razonable de si sus tuits contra jueces y fiscales rebasaron la "delgada línea roja" de la libertad de expresión, si bien le ha advertido de que "sembrar la semilla del odio es peligroso".

Así lo sostiene la sección octava de la Audiencia de Barcelona en una sentencia en la que exonera al miembro de Solidaritat per la Independència (SI) de un delito contra los derechos fundamentales y de incitación al odio por varios mensajes que publicó en Twitter en 2016, entre ellos uno en que afirmaba: "Cuando seamos independientes me acordaré de los jueces, fiscales y funcionarios varios que ahora contribuyen a extorsionar Catalunya".

En su resolución, la Audiencia remarca que López Bofill (natural de Badalona, pero residente en Altafulla) difundió sus tuits con intención de expresar su opinión en el ejercicio de su libertad de expresión, "siendo consciente de la gran polarización que afectaba a la sociedad catalana y al resto de España en aquel momento, producida por las graves tensiones derivadas del proceso independentista que estaba y sigue sufriendo dicha sociedad, con una gran agitación, fractura y enfrentamiento de carácter social".

La Audiencia apunta que la justicia no está para proteger el "buen gusto", sino el derecho a exponer libremente el pensamiento, "por rechazable que parezca a muchos, incluso cuando lo parece a casi todos".

Según el tribunal, López Bofill, en su condición de profesor de Derecho Constitucional, "debería saber por la disciplina que imparte y los autores a quien lee, que sembrar la semilla del odio es peligroso" y que, por los destinatarios a los que puede llegar, "está utilizando un lenguaje cuando menos censurable".

Bofill, que estuvo representado entre otros por el exdiputado del PDeCAT Francesc Homs, apeló a su derecho a la libertad de expresión en la causa que se le abrió a raíz de una investigación abierta por la Fiscalía por una serie de tuits que publicó sobre el proceso independentista.
 

Temas

Comentarios

Lea También