Más de Costa

Antoni Sastre reproduce los encantos deTarragona en miniatura

El artista exhibe en Torredembarra maquetas en miniatura de lugares emblemáticos de la provincia

Esther Figueroa

Whatsapp
Antoni Sastre, con dos de sus maquetas de Torredembarra en la sala grande del sótano del antiguo castillo. Foto: PERE FERRÉ

Antoni Sastre, con dos de sus maquetas de Torredembarra en la sala grande del sótano del antiguo castillo. Foto: PERE FERRÉ

La Sala Lluís d’Icart de Torredembarra acoge una muestra de maquetas del artista torrense Antoni Sastre. Las obras expuestas son reproducciones de edificios emblemáticos –y muy turísticos– de la provincia de Tarragona como el Pont del Diable.

Aunque el mayor volumen de obras se lo lleva el municipio de Torredembarra con lugares como la Església de Clarà, la Torre de la Vila o la Sínia. 

Además, en la exposición también se pueden encontrar maquetas sobre otros edificios importantes de Catalunya como el monasterio de Santa Maria de Ripoll o la iglesia de Santa Maria de Taüll.

Sastre también ha realizado maquetas de carruajes antiguos, un total de cinco. Por ejemplo, un taxi de Barcelona de los años 80 o un carruaje real inventado por él mismo.

El turístico y romano Pont del Diable en pequeño. Foto: PERE FERRÉ

Las maquetas se encuentran repartidas en tres salas, que pertenecen al antiguo castillo de la población, y cada estancia tiene una organización de obras. Una de las habitaciones tiene tres maquetas de edificios de Catalunya y dinco dedicadas a carruajes –alguno real y algunos inventados por el propio artista–.

Otra estancia tiene tres maquetas de la provincia de Tarragona de la época romana de Tàrraco –Arc de Berà, Aqüeducte de les Ferreres y Torre dels Escipions–. Y, finalmente, en la habitación más grande se encuentran un total de once maquetas dedicadas a los edificios de diferentes épocas de Torredembarra. 

Todas las obras son donadas a los ayuntamientos de los municipios 

Todas las obras están hechas completamente de madera y realizadas «sin seguir las medidas de escala real, sino que las hice siguiendo un dibujo que pinté antes de ponerme a montarlas», explica Antoni Sastre.

El artista destaca que las maquetas llevan tiempo y que la que más ha tardado en hacer ha sido la de el Monasterio de Ripoll, que le llevó casi cinco años acabarla.

Maqueta del antiguo molino que había en Torredembarra. Foto: PERE FERRÉ

«Me ponía en mis horas libres y los fines de semana casi todo el día», comenta Sastre. Respecto a las horas dedicadas a las maquetas, el artista declara que «sin afición no se puede hacer nada, nunca he pensado que alguna cosa no se puede hacer».
Inauguración hoy a las 19h

La muestra de maquetas se inaugura hoy a las 19 h en la propia Sala Lluís d’Icart y contará con la presencia de Antoni Sastre, que dirigirá unas palabras de bienvenida al público y explicará en qué consisten las maquetas expuestas en el recinto. La muestra se podrá visitar hasta el próximo miércoles 19 de septiembre. 

Las maquetas de Torredembarra se podrán seguir viendo de manera permanente en diferentes puntos del edificio del Ayuntamiento del municipio porque el autor ha cedido la totalidad de todas sus obras a los consistorios interesados en exponerlas.

Las de Torredembarra las cedió Sastre en el 2009. «Yo regalo todas mis obras, no cobro nada», asegura el artista.
Antoni Sastre nació en Tarragona y a la edad de nueve años se mudó a Torredembarra, población donde ha pasado toda su vida.

Desde pequeño siempre le había llamado la atención el mundo artístico, y, según explica él mismo, sus hijos le vieron desde que tenían pocos años de vida pintando o realizando diferentes trabajos artísticos. 

Empezó haciendo esgrafiados  (técnica decorativa utilizada en el revestimiento de muros). Algunos de los edificios de Torredembarra tienen en su exterior esgrafiados realizados por el propio artista.

Temas

  • Cultura & Vida

Comentarios

Lea También