Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Archivan el caso del senegalés que murió tras un puñetazo en Salou

La forense apuntó que en el fallecimiento fue más relevante la arritmia ventricular por la reacción adversa al consumo de drogas y alcohol

Àngel Juanpere

Whatsapp
Una patrulla de la Policía Local en la calle Carles Buïgas, lugar donde se produjo el altercado y posterior fallecimiento de la víctima. FOTO: Lluís Milián

Una patrulla de la Policía Local en la calle Carles Buïgas, lugar donde se produjo el altercado y posterior fallecimiento de la víctima. FOTO: Lluís Milián

Carpetazo por la vía penal a la muerte de un senegalés en Salou el año pasado después de haber recibido un puñetazo. El juez instructor, en base al informe de la médico forense, ha decidido archivar el asunto al determinar que fue más determinante en la muerte la arritmia ventricular como consecuencia de la reacción adversa al consumo de drogas de abuso y al alcohol. El presunto autor de la agresión y su acompañante –ambos vecinos de Valls– fueron detenidos al cabo de unas dos semanas ya que se encontraban en paradero desconocido.

Los hechos se remontan a las ocho de la mañana del 31 de julio en la avenida Carles Buïgas de Salou. La víctima salía de un establecimiento y, al parecer, hubo algún tipo de altercado. Un grupo de cuatro personas se acercó al ciudadano senegalés de 33 años, quien recibió un puñetazo por parte de uno de ellos. La víctima se levantó, pero cuando estaba cruzando la calle se desplomó ya muerto. El grupo de cuatro individuos huyó del lugar.
La autopsia no reveló las causas exactas de la muerte –se descartaba que fuera por el puñetazo o por el golpe que se dio al caer– y se tuvo que esperar a los resultados de la analítica. 

Las cámaras de tráfico que tiene instaladas la Policía Local en la zona sirvieron para ver cómo se había producido la agresión, pero no para identificar a los autores. A partir de aquí los agentes del Àrea d’Investigació Criminal (AIC) de los Mossos d’Esquadra del Camp de Tarragona comenzaron a buscar las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de los distintos locales de ocio de la zona. Y es que según se supo, el grupo agresor había pasado toda la noche de local en local. Además, los agentes contaron también con la colaboración ciudadana.

Se averiguó el vehículo en el que habían huido del lugar: un Citroën Xsara –propiedad de uno de los dos detenidos con posterioridad–. Fue el dato clave para poder identificar a los sospechosos. El pasado 13 de febrero, el Juzgado de Instrucción 5 de Tarragona dictó el auto de archivo de las diligencias previas. Contra el mismo presentó un recurso de apelación el hermano de la víctima, que ahora ha sido rechazado por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. El recurso apuntaba que el acusado podría haber cometido también un delito de omisión del deber de socorro y otro de obstrucción a la justicia por haberse ocultado tras los hechos. 

Pero los magistrados de la Audiencia recuerdan que la autopsia reveló que las lesiones de la pelea eran solo superficiales y no afectaban a órganos internos. Añaden que el acusado no era conocer de los problemas cardiacos de la víctima.

Temas

Comentarios

Lea También