Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arrancan las obras en Miami Platja para convertir la antigua N-340 en una rambla urbana

Hay cambios en el sentido de circulación de varias calles, así como parkings disuasorios

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una de las máquinas, ayer, realizando los primeros trabajos en la avenida Barcelona. FOTO: Cedida

Una de las máquinas, ayer, realizando los primeros trabajos en la avenida Barcelona. FOTO: Cedida

Las obras de la avenida Barcelona, la antigua N-340 a su paso por Miami Platja, ya han arrancado. Tras señalizar y cerrar el primer tramo, las máquinas empezaron a trabajar ayer. Las primeras acciones que se llevan a cabo afectan a la capa de debajo del pavimento.

Se trata de las perforaciones para buscar las líneas eléctricas, la sustitución del colector de aguas residuales, la renovación de la red de agua potable, las canalizaciones de los servicios de telecomunicaciones o el soterramiento de las líneas eléctricas, entre otras.

También forman parte de los primeros trabajos el desmontaje de los semáforos y señalización vial, así como del alumbrado. En este caso, según informó ayer el Ayuntamiento, se colocará uno de provisional mientras duren las obras.

La semana pasada se hicieron trabajos de señalización horizontal y vertical en distintas calles y avenidas adyacentes a la obra, que han pasado a ser de sentido único. Se han realizado distintas acciones con el fin de crear más plazas de aparcamiento. Además, se ha habilitado la plaza Girona como parking disuasorio.

En total, aumentan 239 plazas de estacionamiento, pasando de las 1.122 que había hasta ahora a las 1.361 actuales, hecho que representa un 21,30% más.

Antes de la llegada de las máquinas se han hecho trabajos previos, como la señalización de los desvíos y recorridos alternativos que deberán hacer las personas que utilizaban la avenida Barcelona como vía de paso.

Entre las distintas acciones y en la medida de lo posible, se habilitarán dentro de la zona de obra accesos a los vecinos que tengan aparcamientos privados. Los comercios, por su parte, tendrán zonas de carga y descarga con una distancia media de 50 a 70 metros, hasta un máximo de 100.

La empresa que realiza las obras, Sorigué, pone a disposición de la ciudadanía dos canales de incidencias: una oficina en la avenida Barcelona y el teléfono 673.32.11.38.

Temas

Comentarios

Lea También