Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Balsa de laminación para reducir el riesgo de inundaciones en Altafulla

La actuación está prevista en la zona de La Rasa, cerca de la rotonda de la antigua N-340 y ya cuenta con el acuerdo del ACA

Joan Boronat

Whatsapp
En este punto, donde está la edil, hay un depósito subterráneo que regula las aguas pluviales de esta zona de Altafulla. FOTO: J.BORONAT

En este punto, donde está la edil, hay un depósito subterráneo que regula las aguas pluviales de esta zona de Altafulla. FOTO: J.BORONAT

El Ayuntamiento de Altafulla ha puesto en marcha la segunda fase de un plan municipal para reducir los riesgos de inundación por aguas pluviales que fluyen de La Rasa, una de las rieras de la localidad. Para ello se quiere construir una balsa de laminación en los aledaños del Pontet, próxima a la rotonda de la antigua carretera N-340.

En junio pasado quedó listo el depósito bajo la rotonda de la Via Augusta, junto a los pasos soterrados de la via férrea, frente al Camping Don Quijote. La actuación debía solventar los problemas de inundación en este punto de la ciudad. Pero la realidad es que la construcción del depósito no es suficiente para paliar los efectos «en los días de lluvias intensas», reconoce la concejal de Urbanisme, Marisa Méndez-Vigo. Admite que se ha observado «una notable mejora respecto al drenaje en el tramo canalizado», pero se ha ampliado la zona inundable «y debemos subsanarlo», añade la edil.

Con las obras ha salido perjudicado el Camping Santa Eulàlia, que ve cómo el agua se adentra en sus instalaciones, afirma el propietario, Antoni Vallverdú.

Méndez-Vigo señala que se van a dirigir las aguas de lluvia de la Baixada de Rigalt al Pontet hasta La Rasa. El lecho de este curso fluvial será objeto de recuperación de la cota, además de la formación de taludes laterales, en el tramo comprendido entre la futura balsa de laminación y el túnel de debajo de la vía del ferrocarril.

Además deberá proceder a la extracción de lodos, ya sea por parte de Adif o del Ayuntamiento, así como a la retirada de vegetación y de una palmera de considerables dimensiones, del interior del cauce, para facilitar el desagüe.

La concejal de Urbanisme subraya que tras la autorización de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) «hay negociaciones con el propietario del terreno, de unos 20.000 m2, donde construiremos la balsa de laminación, a falta todavia de atar los últimos flecos».


Los técnicos tendran que determinar las caracterísicas de la balsa y la capacidad para frenar los picos de las avenidas de agua y aliviar el flujo hacia el depósito de la rotonda de la Via Augusta, antes de desembocar en el mar. Aún no hay presupuesto a la espera de saber cómo será la balsa.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También