Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambrils abrirá su vivero de empresas en la Torre del Llimó esta primavera

El edificio, catalogado como Bé Cultural d'Interès Nacional, lleva cuatro años vacío. Lo equiparán en las próximas semanas
Whatsapp
Imagen de la Torre del Llimó es un edificio catalogado como Bé Cultural d'Interès Nacional. Foto: Pere Ferré

Imagen de la Torre del Llimó es un edificio catalogado como Bé Cultural d'Interès Nacional. Foto: Pere Ferré

El vivero de empresas de Cambrils va tomando forma. El Ayuntamiento ultima los trámites para poner en marcha durante la próxima primavera un espacio dirigido a ofrecer nuevos servicios a los emprendedores, y que dará uso a unas instalaciones que llevan años rehabilitadas pero vacías: la Torre del Llimó, un edificio catalogado como Bé cultural d’Interès Nacional.

Una vez conseguido presupuesto para llevar a cabo el equipamiento del interior-son 50.000 euros y la cantidad podría ampliarse en las próximas semanas-, ahora se llevarán a cabo los trabajos de instalación de ascensores, mobiliario y demás elementos necesarios para que el espacio pueda ponerse en marcha.

En esta ocasión, y a diferencia de otros municipios, no será un organismo externo, «sino que estará incluido dentro del departamento de Promoció Econòmica y bajo el paraguas del servicio empresarial Cambrils Emprèn, que también se trasladará a la Torre de Llimó», señala la concejal de Promoció Econòmica, Carme Cros.

 

Catálogo de servicios

Ahora los técnicos del departamento trabajan en la elaboración del catálogo de servicios y los precios, con la voluntad de que sean flexibles y se adapten a distintos tipos de clientes. De hecho, según afirma Cros, de momento no se ha fijado un perfil concreto. «Es un parámetro que dejamos abierto, y que se irá concretando a partir de la demanda que tengamos, ya sea del sector turístico, del financiero o de otros ámbitos», apunta la edil. De momento, sí que han recibido peticiones de varias personas interesadas en participar en este proyecto.

En la planta baja se instalarán las oficinas del departamento de Promoció Econòmica. «Esto nos permitirá aglutinar aquí todos los servicios. Y no como ahora, que los repartimos entre distintos espacios», apunta Cros. En las dos plantas intermedias habrá los despachos (que podrán ser privados o también compartidos) y en el altillo superior un área de coworking. Las instalaciones tendrán también salas de reuniones, de formación y un espacio donde intercambiar impresiones y relacionarse.

 

Espacio gratuito

«A los emprendedores que sólo estudian el proyecto y que todavía se están preparando para crear su propia empresa, les dejaremos un espacio de forma gratuita para que puedan realizar los pasos pertinentes», señala la concejal.

El concepto será distinto. No será propiamente un vivero de empresas, sino que se constituirá como centro de alojamiento, ofreciendo alquileres de espacios a distintos precios. Aunque la misión pretende ser la misma: ofrecer servicios a las empresas.

Las obras de la Torre del Llimó, ubicada en la calle Creus, hace años que terminaron. El edificio fue restaurado dentro del Pla de Barris. Con ello, el anterior equipo de gobierno mostraba su voluntad de recuperar el patrimonio cambrilense, rehabilitando edificaciones emblemáticas con el objetivo de darles utilidad.

Pero no estaba decidido qué podía instalarse allí. El actual gobierno ha señalado en distintas ocasiones que no disponía de liquidez para poder asumir los costes que suponía equipar la instalación, aunque anunció que su voluntad era crear un servicio dirigido a las empresas. Ahora asegura que la situación económica ha empezado a remontar, y ha desencallado la actuación.

 

No exenta de polémica

La reforma de la Torre también fue polémica. Fue financiada, en parte, con 1,5 millones procedentes del dinero del Fomit de La Llosa, en la convocatoria de 2007. Por otra parte, la justicia resolvió que el consistorio debía pagar 1,2 millones de euros más por la expropiación del edificio y los terrenos adyacentes.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También