Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambrils usará el aumento del 10% del IBI para políticas sociales

Son 1,6 millones de euros y corresponden al incremento que aplicará el consistorio para mantener ingresos tras la rebaja del Gobierno

Mònica Just

Whatsapp
Los vecinos, mostrando su desacuerdo con el IBI ayer en el pleno, tras realizarse la votación. Foto: Pere Ferré

Los vecinos, mostrando su desacuerdo con el IBI ayer en el pleno, tras realizarse la votación. Foto: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Cambrils promete priorizar el impulso de los servicios sociales con 1,6 millones de euros del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Esta cantidad corresponde al aumento del 10% que en 2016 aplicará el consistorio en el coeficiente tras la rebaja llevada a cabo por el Gobierno Central, y que ha levantado protestas de varias asociaciones de vecinos porque consideran que ya han aguantado bastante presión fiscal. Ayer, de hecho, las quejas ciudadanas también estuvieron presentes en el salón de plenos, que acogió una sesión extraordinaria en la que se aprobaron definitivamente las ordenanzas fiscales. El equipo de gobierno y la Assemblea de Cambrils votaron a favor; el PP se abstuvo y el Nou Moviment Ciutadà (NMC) y Ciutadans se decantaron por el ‘no’.

En el pleno asistió una representación de los ciudadanos que reclaman una rebaja del IBI. Eran alrededor de una decena. Mostraron mensajes de protesta e indignación. Aunque reconocieron que tienen pocas herramientas más allá del «derecho a pataleta», lamentó una de sus portavoces y miembro de la Associació de Veïns del Molí de la Torre, Lydia Aguirre. «Aunque hayamos venido pocos, representamos a cientos de familias», puntualizaron los vecinos, lamentando que el pleno se celebró en horario laboral.

No repercutirá en el recibo

El concejal de Hisenda, Jaume Gila, justificó de nuevo su decisión de aumentar el tipo impositivo, señalando que no pueden permitirse tener menos ingresos. Insistió en que este cambio no repercutirá en el recibo, y que los cambrilenses pagarán el mismo importe que en 2015. Gila también recordó que Cambrils es uno de los municipios de la demarcación con el coeficiente más bajo (un 0,84%) y que no hace revisión catastral desde los años noventa, por lo que no le afectó la burbuja inmobiliaria. «Queremos mantener los servicios y por ello no nos podemos permitir bajar el impuesto», insistió el edil.

Gila también aseguró que el gobierno se compromete a priorizar las ayudas sociales con los 1,6 millones que suponen el 10% del IBI, subrayando que «se verá reflectado en los presupuestos». Algo que celebró el concejal de la Assemblea de Cambrils, Iván Sanz, quien decidió votar a favor de las ordenanzas con un «sí condicionado», a la espera de ver si el gobierno cumple con su promesa.

El PP optó por la abstención porque, según señaló su portavoz, David Chatelain, «la mejora de la economía debería trasladarse a las familias». Chatelain subrayó que, al menos, podrían haber rebajado el impuesto progresivamente. Y el NMC manifestó también su preferencia por una rebaja de un 3%. El concejal de Hisenda insistió en que esto supone más de 600.000, «y no nos lo podemos permitir». Ciutadans se mostró contrario con la propuesta y votó en contra.

El gobierno desestimó todas las alegaciones a las ordenanzas fiscales excepto las que presentaron el PP y la Federació d’Empresaris de Cambrils (Fecam) sobre la tasa de estacionamiento para transportes de profesionales.

‘Seguiremos haciendo ruido’

Los vecinos insistieron en que pretenden seguir con las protestas dentro de sus posibilidades. «Buscaremos más formas de hacer ruido y que se nos escuche», apuntó Lydia Aguirre.

Por su parte, Anna Maria Franquet, presidenta de la asociación de vecinos del Barri de la Llosa, lamentaba que «no escuchan al ciudadano». Consideran que si el equipo de gobierno hubiera aplicado una rebaja mínima de un 2 o un 3% ya les habría servido, al menos, como una declaración de intenciones. Pero ante su negativa, aseguran sentirse decepcionados.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También