Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cerveza y tapas para perros en Cambrils

Un local de Vilafortuny ha puesto en marcha una cafetería canina. Arena, un Labrador Retriever de tres años, se encarga de abrir la puerta a los clientes y comparte tapas y bebida con otras mascotas
Whatsapp
Glòria, con Pipo -el perrito que está sobre el sofá- y Arena, en el suelo, en la cafetería canina. Foto: Alfredo González

Glòria, con Pipo -el perrito que está sobre el sofá- y Arena, en el suelo, en la cafetería canina. Foto: Alfredo González

Arena tiene tres años. Es una perrita de la raza labrador retriever. Tiene su propia página de Facebook. Y ‘trabaja’ en la cafetería canina El Dolç Bombonet, que abrió hace apenas una semana en Vilafortuny. Se encarga de abrir la puerta a los clientes y es la anfitriona de los perros que se acercan a socializarse, probar cervezas especiales, tapas y galletas, en un local hecho a su medida. Les invita a pasar, juegan y se relajan.

«Sabemos que es muy difícil ir con nuestras mascotas a determinados sitios. Yo ya tenía tienda, clínica y peluquería canina, así que se me ocurrió poner en marcha esta cafetería dirigida a las mascotas», explica la propietaria del establecimiento, Glòria Ferré.

Aunque todavía es un negocio muy joven, Glòria asegura que está satisfecha con la aceptación que ha tenido. «La gente viene con sus mascotas, compra cervezas, donuts y productos especializados para ellos. Y se divierte. Además, también tenemos revistas y libros», apunta. A día de hoy, ya cuenta con clientes de Cambrils, Salou, Reus o incluso Tarragona.

Arena lleva en el local junto a Glòria desde que tenía dos meses. También es un perro de terapia. Y ayuda a que los demás se sociabilicen. «Está encantada con las otras mascotas, y con la gente que viene. Tomé la decisión precisamente pensando en ellos. Se lo pasan en grande», apunta la propietaria del establecimiento.

Glòria explica que «aquí es un modelo casi desconocido, pero en Estados Unidos está muy implantado y hay muchas cafeterías caninas que funcionan. Se trata de renovarse o morir». Le gusta el emplazamiento, la calle Castell de Tona de Vilafortuny, porque es un lugar tranquilo en una urbanización donde hay muchas familias que tienen mascotas. En verano, quiere ampliar la cafetería con una terraza.

Si el negocio cumple con sus expectativas, a largo plazo prevé expandirlo y llevarlo a otras localidades como Tarragona, de donde es Glòria, a pesar de vivir en Mont-roig.

‘Mi perro se escapó para venir’

Mercè es una de las clientas de la cafetería. Está encantada. «Venimos con nuestro perrito Pipo cada dos días. Hace poco incluso se me escapó y lo encontramos aquí. Quería jugar con Arena», manifiesta.

Desde el local, Glòria organiza también cursos, charlas, talleres, excursiones o algún campeonato de agility. «Se lo merecen», concluye. En un futuro, no descarta elaborar ella misma algún producto especializado para perros.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También