Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado por una carrera ilegal mortal en El Vendrell

La víctima fue el acompañante del conductor que invadió el carril contrario

Angel Juanpere

Whatsapp
La carretera C-31 en El Vendrell.

La carretera C-31 en El Vendrell.

Un joven que participó en una carrera ilegal que terminó con un balance de una persona muerta y otra herida grave ha sido ahora condenado a dos años y medio de prisión y a tres años y medio de retirada del permiso de conducir. Además, tendrá que indemnizar a los padres de la víctima mortal con 154.415,362 euros y a la herida grave con 14.967,018 euros. La sentencia dictada inicialmente por el Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona ha sido confirmada íntegramente ahora por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.

El ahora condenado, J.P.L.P. es un joven nacido en Buenos Aires hace ahora 29 años. Sobre las diez de la noche del 23 de marzo de 2013, cuando tenía 22 años, conducía un vehículo Smart Forfour de su propiedad por la carretera C-31 en dirección a El Vendrell. En dicho coche viajaba como piloto S.D.M. y detrás, D.S.R.

El acusado inició una competición de velocidad con el conductor de un vehículo, que no ha sido identificado. El encausado aceleró la velocidad «y sin respetar las más mínimas normas que regulan  la seguridad del tráfico y a fin de adelantar al conductor del otro vehículo no identificado», efectuó una maniobra de adelantamiento en un tramo prohibido –existía una línea continua y en una curva peligrosa sin visibilidad, debidamente señalizada–. Ello ocurría en el punto kilométrico 136 de dicha carretera, en el término municipal de El Vendrell.

Para efectuar el adelantamiento, el acusado invadió por completo el carril correspondiente al sentido contrario de la circulación. «Y ante su total falta de atención», colisionó frontalmente con un turismo Mercedes Benz CLC 220, conducido por una mujer, que circulaba correctamente por su carril.

A consecuencia de la colisión, S.D.M. sufrió un politraumatismo y fue ingresado en la UCI, donde falleció a las tres de la tarde del 26 de marzo, tres días después del accidente. La conductora del Mercedes sufrió diversas fracturas y traumatismos.

Las lesiones que sufrió tardaron  tardaron 250 días en curarse , de los cualles siete la víctima tuvo que estar hospitalazada y 187 impedida para desarrollar sus ocupaciones habituales. Además, le han quedado diversas secuelas.

El otro ocupante del turismo conducido por el procesado, D.S.R., sufrió una fractura esternal. Tardó 30 días en curarse, de los cuales 21 estuvo impedido para sus ocupaciones habituales. Como secuela sufrió un trastorno por estrés postraumático.

El procesado ha sido condenado por un delito de conducción temeraria, otro de homicidio por imprudencia grave y dos de lesiones por imprudencia grave. En el recurso de apelación, el encausado negó que iniciara una competición de velocidad con otro vehículo o que no llevara puesto el cinturón de seguridad

Incluso planteaba la posibilidad de una crisis epiléptica en el momento de la colisión o una posible explosión del neumático o falta de adherencia instantes antes de la colisión. Por ello, pedía que se revocasen los tres delitos por los que fue sentenciado y se le condenase por una falta.

Los magistrados de la Audiencia Provincial recuerdan que las hipótesis sobre lo qué sucedió no corresponde a valorarlas a ellos sino al juez que dictó la sentencia. Y este, recuerdan, explica los motivos por los que da credibilidad a la versión de los testigos y no a los del condenado, descartando las versión del procesado. 

Los magistrados afirman que no se puede apreciar la atenuante de reparación del daño ya que la cuantía consignada por el encausado antes de la celebración del juicio resulta «muy insuficiente» si se compara con el montante total de responsabilidad civil que establece la sentencia.

Temas

Comentarios

Lea También