Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Debate en Cambrils: Vivimos en una ciudad 'sucia y triste'

La oposición critica la gestión del gobierno en una reunión sobre el estado del municipio en la que hubo faltas de respeto

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Los concejales del gobierno en un momento del debate celebrado ayer por la mañana en la sala de plenos.  FOTO: ALBA MARINÉ

Los concejales del gobierno en un momento del debate celebrado ayer por la mañana en la sala de plenos. FOTO: ALBA MARINÉ

Quedan seis meses para las elecciones municipales pero este miércoles en Cambrils ya se dio el pistoletazo de salida a la campaña. Por primera vez en el mandato, los 21 concejales del consistorio acordaron celebrar un debate sobre el estado del municipio, una petición que hizo la oposición y que no acabó de cumplir el objetivo de reflejar del todo cómo está la ciudad. Lo que sí quedo claro es que los ediles se tomaron esta reunión de diferentes maneras: los del equipo de gobierno defendieron su gestión al frente de sus respectivas áreas; algunos ediles de la oposición hicieron críticas constructivas y lanzaron preguntas interesantes y el resto se dedicó a faltar al respeto a algunas personas. Sinceramente, creo que después del debate frustrado, algunos de los concejales deberían hacer autocrítica y replantear su trabajo para no hacer populismo. 

La alcaldesa Camí Mendoza arrancó esta reunión explicando su funcionamiento. Cada concejal del gobierno tenía cinco minutos para hablar sobre su concejalía. Acto seguido cada portavoz de los partidos de la oposición disponía de 15 minutos y en el turno de réplica, los del gobierno tenían cuatro minutos y el resto cinco. A priori un sistema fácil de ejecutar pero que fue muy complicado para los miembros del gobierno, ya que se quedaron sin tiempo. 

El objetivo era analizar el Pla d’Acció Municipal (PAM) y ver qué se ha cumplido y qué no, pero el error –lícito- del equipo de gobierno fue explicar todas las acciones sin hacer un esfuerzo de síntesis. En resumen, Antonio Laguna (Serveis, Medi Ambient i Obra Pública) habló sobre el convenio de basuras con Secomsa, la futura ampliación de la depuradora municipal o las instalaciones de puntos de recarga de vehículos eléctricos. Joan Maria Artigau (Urbanisme) repasó las diferentes modificaciones puntuales del POUM. Lluís Abella (Cultura i Festes) apuntó que se habían abierto dos salas más de exposición, se había restaurado la Torre del Port, se habían incrementado las subvenciones a las entidades festivas y que se estaba trabajando en un nuevo local para éstas. Mercè Dalmau (Turisme) hizo referencia a las acciones que se impulsan para promover el turismo deportivo, familiar y gastronómico. Eduard Pellicer (Joventut, Transparència i Noves Tecnologies) recordó que el portal de transparencia que se había propulsado había recibido reconocimientos y que en el área juvenil se habían llevado a cabo 11 de las 33 actuaciones del PAM. Alejandro García (Ensenyament i Polítiques Actives d’Ocupació) habló de la recuperación de una de las líneas de P3, de la consolidación de la Escola de Música y del desarrollo del Pla Educatiu d’Entorn. Jaume Gila (Hisenda i Personal) aseguró que se habían mejorado las arcas municipales y que la deuda a finales de este año será de 24,3 millones de euros. Ana López (Promoció Econòmica, Participació Ciutadana, Cooperació i Solidaritat) remarcó el buen funcionamiento de la Torre del Llimó y las acciones para favorecer el emprendimiento. Josep M. Vallès (Esports, Benestar Social, Salut) habló sobre el Pla Local de Salut y el de igualdad entre hombres y mujeres. Y finalmente Yolanda Quílez (Protecció Ciudadana i Mobilitat)  asintió que la mayoría de puntos del PAM están ejecutados y que el modelo de policía integral es un «referente» para otros cuerpos de seguridad. 

95

Fueron los minutos que tuvo en total el gobierno para defender su mandato

Pero mientras el gobierno se congratuló por su gestión, la oposición no tuvo la misma percepción. La concejal no adscrita Encarni Bello se interesó por el proyecto del Teatre Auditori y el posible cambio de ubicación de la Escola de Música, temas que también sacaron los otros ediles: «Me da la sensación de improvisación, se han hecho las cosas muy de prisa y se han inflado temas», afirmó. La también no adscrita Inma Sierra lamentó que no se hubiera hecho autocrítica y lanzó una batería de preguntas en las que hizo referencia al mal estado de las calles, mejoras de las infraestructuras deportivas o la elaboración de la RLT. «Cambrils necesita un gobierno fuerte y un buen pacto de trabajo y todos sabemos que esto no se cumple», dijo. 
Ivan Sanz, de la Assemblea de Cambrils, aseguró que habían dos ciudades distintas: la «idílica y fantástica» del gobierno y la que tiene «muchas dificultades». Además, afirmó que habían sido los técnicos los que habían elaborado las intervenciones y no los concejales, una afirmación que desmintieron. El edil criticó el nuevo puente de la antigua nacional. «Es una chapuza. Han creado un punto negro. Ustedes son un riesgo», declaró. Asimismo preguntó por el proyecto iCambrils y expresó que el Festival Internacional de Música era un «fracaso», además de sugerir que se busquen nuevos modelos turísticos.

David Chatelain, del PP, se sumó a las críticas del puente y la barandilla que impide la visibilidad y declaró que en este mandato la oposición había hecho más política que el gobierno. «Las calles están sucias, descuidadas, las aceras con agujeros... Es una ciudad triste porque los ciudadanos ven que no se gestionan bien sus impuestos. Es una gestión vacía(..) parece que se vaya con el piloto automático», afirmó el portavoz, que comparó el gobierno con los concursantes del programa Masterchef, que intentan emular platos de cocineros con estrella Michelin. «¿Cambrils está peor o mejor que en 2015?», preguntó.

5

El debate se dividió en cinco bloques con turnos para gobierno y oposición

Imanol Rico, de Ciutadans, criticó todas las áreas y sacó el tema independentista en el apartado de fiestas, cuando aseguró que se estaban politizando los carteles con lazos, un hecho que fue negado por Abella. También se mostró duro con el «apoyo» de la alcaldesa a los CDR. «Han atacado e insultado a mi persona y a mi partido», dijo. Sobre la Policía Local, el portavoz responsabilizó a Quílez de los problemas que tiene el cuerpo. «Está al frente de una concejalía que no se merece». Por último Oliver Klein, del Nou Moviment Ciutadà, afirmó: «La ciudad se está apagando con gobiernos como usted». Como sus compañeros de la oposición, preguntó por proyectos como el Forn del Tallero, Ràdio Cambrils o la falta de nuevas estrategias en turismo. 

En el turno de réplica, Antonio Laguna pidió un voto de confianza con el puente porque la obra todavía no está acabada. Lluís Abella adelantó que se están haciendo gestiones con la Generalitat para buscar una solución para el Teatre Auditori. Mercè Dalmau apuntó que se ha aprobado un plan estratégico de Turismo que definirá futuras acciones de trabajo y recriminó la actitud de Imanol Rico, que previamente había llamado «incompetentes e ignorantes» a los concejales. Eduard Pellicer también avanzó que el proyecto iCambrils se está trabajando y Ana López defendió que el pacto de gobierno  se hizo para hacer «políticas municipales y no de banderas», en alusiones a las críticas de Ciutadans. 

Temas

Comentarios

Lea También