Más de Costa

Costa Atentados terroristas del 17-A

Driss Oukabir, el número 2 y "lugarteniente" del imán de Ripoll

Así lo consideran dos de las acusaciones particulares en el juicio que se está llevando a cabo en la Audiencia Nacional por los atentados en Barcelona y Cambrils

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de Driss Oukabir durante el juicio. Cedida

Imagen de Driss Oukabir durante el juicio. Cedida

Al menos dos de las acusaciones particulares en el juicio del 17-A consideran que Driss Oukabir era el número 2 de la célula yihadista de Ripoll, el “lugarteniente”, por detrás del imam Abdelbaki se Satty. Además, el abogado de la familia de Xavi Martínez, niño muerto en la Rambla, ha reprochado a la fiscalía que haya hecho más “de estado que de fiscalía”, y no lo haya acusado por colaboración de asesinato. Según él, todos los miembros de la célula habían previsto los atropellos, incluidos Oukabir y Mohamed Houli, el otro principal juzgado en la Audiencia Nacional.

El abogado Agustí Carles ha argumentado que se puede responsabilizar Mohamed Houli y Driss Oukabir de los atentados de Barcelona y Cambrils.  Esta acusación pide que se les condene no solo por pertenencia a organización terrorista sino que también lo sean por delito de muerte por terrorismo.

Carles ha defendido que "hay que atribuirles responsabilidad" aunque se pueda "modular" porque no fueron los autores materiales. Carles ha afirmado que se trata de "delitos pluripersonales", puesto que tenían la pretensión de que "juntos llegaremos a matar". Carles ha explicado que mientras los atentados de ETA iban dirigidos a cuerpos policiales o políticos, los yihadistas son indiscriminados, porque las víctimas son “instrumentos contra el estado y toda la sociedad occidental”.

"La fiscalía ha hecho más de Estado que de fiscalía", ha reprochado Carles, sobre la acusación del ministerio público, de quien ha lamentado que "ha olvidado a las víctimas de la Rambla y Cambrils". El abogado ha remarcado que los miembros de la célula querían "alterar la paz pública y causar terror" por cualquier vía.

En este sentido, la acusación defiende que días antes de los atentados "todo estaba abierto" y "estaban habladas todas las posibilidades", incluidos los atropellos masivos. Así, ha recordado que los yihadistas intentaron alquilar todoterrenos, cosa que el Daesh recomienda para hacer atropellos masivos. Además, también hicieron investigaciones en Internet sobre armas blancas y de fuego. La posibilidad de hacer un atropello masivo estaba “hablada” y por eso fue la segunda opción, decidida rápidamente después de la explosión de Alcanar el 16 de agosto.

De los diez miembros de la célula, seis acabaron haciendo atropellos masivos, ha recordado el abogado. De hecho, cree que los yihadistas de Cambrils tomaron la decisión de hacer lo mismo que Younes Abouyaqoub había hecho en la Rambla cuando comprobaron que se había ido y había podido escapar de la policía.

La acusación asegura que Driss Oukabir, el segundo principal acusado, era un "miembro importante de la célula" y lo ha descrito como la "mano derecha" y el "lugarteniente" del imán de Ripoll, Abdelbaki Se-Satty. "Era tan discreto como él", ha dicho, y también sostiene que coincidieron en un viaje en el Marruecos. "Cuando la célula estaba bloqueada, iban en busca de Driss", ha insistido Carles. Para el letrado, el hecho que Oukabir se pudiera desmarcar en el último momento, no era por dudas sobre la comisión de los atentados, sino sobre el hecho de que él no quería morir y si lo hacían los otros excepto él, la policía descubriría que había alquilado los vehículos.

Sobre Mohamed Houli, el principal acusado, la acusación ha remarcado que sus declaraciones ante la policía son una "ceremonia de la confusión" y no da elementos que permitan parar los ataques. También han afirmado que Houli participó desde el principio, en 2016 -no a partir del Ramadán del 2017- y estaba "con el grupo de los grandes", es decir, Younes Abouyaaqoub, Youssef Aalla y Mohamed Hichamy y no de los más jóvenes, que se implicaron más adelante.

El abogado de una chica herida en la Rambla también ha calificado de “lugarteniente” a Oukabir, recordando que tomaba muchas medidas de seguridad y contravigilancia y fue el encargado de alquilar la furgoneta de la Rambla. Para argumentar la culpabilidad de Oukabir y Houli como colaboradores de los atentados y, por lo tanto, también corresponsables de los asesinatos, el abogado ha dicho que la explosión de la casa de Alcanar hizo cambiar los planes iniciales previstos de atentar en el Camp Nou y la Sagrada Familia con explosivos, pero la decisión que se tomó entonces fue “colegiada por acción u omisión”. “Ninguno de ellos hizo nada para evitar los atentados de la Rambla o Cambrils”, ha remachado. Este letrado también ha puesto en entredicho que Se Satty muriera en la explosión de Alcanar.

Temas

Comentarios

Lea También