Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Altafulla suspende la actividad de la Escola d’Adults durante este año

El consistorio deberá pagar una multa de 60.000 euros por contratos irregulares 

Carmina Marsinach

Whatsapp
El equipo de gobierno ayer durante la primera audiencia pública. FOTO: PERE FERRÉ

El equipo de gobierno ayer durante la primera audiencia pública. FOTO: PERE FERRÉ

La primera audiencia pública que se celebró ayer en el pleno de Altafulla también sirvió para que el Ayuntamiento explicara la polémica situación de la Escola d’Adults. 

La concejal de Educació, Gemma Maymó, explicó que este año la actividad de la Escola d’Adults ha quedado suspendida. La edil dijo que cuando se incorporaron al gobierno se encontraron con una inspección de trabajo. Antes de empezar las clases quisieron ser prudentes y esperar la resolución. 

El pasado 7 de noviembre recibieron respuesta por parte del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Desde el consistorio se verán obligados a pagar una multa de 60.000 euros por la contratación irregular de los trabajadores. 

«Nos hacían el requerimiento de liquidar las cuotas de seguridad social desde el 1 de enero de 2015 y hasta junio del 2019, de 19 personas que durante este periodo han prestado servicios en la Escola d’Adults», explicó Maymó. El acta de la seguridad social les pide el alta y la manca de cotización social de los trabajadores durante los periodos mencionados. 

Además, el pasado 12 de noviembre el Ayuntamiento recibió una demanda judicial de seis personas vinculadas a la escuela de adultos. La primera vista está fijada para el día 1 de abril. Estos trabajadores presentaron una demanda  en la que solicitan la nulidad del despido, y la improcedencia del mismo y que se declare la relación laboral. 

Tras esta denuncia, el equipo de gobierno, asesorado por los servicios jurídicos del consistorio, decidió suspender la actividad de la Escola d’Adults durante este curso. 

Maymó recordó que desde el 2015 los informes de intervención «ya apuntaban a la necesidad de licitar el servicio» y aseguró que su voluntad es retomar la actividad de forma ordenada y repensada. 

Críticas de los vecinos

Algunos de los vecinos presentes en la audiencia pública reprocharon al equipo de gobierno que no hubieran tenido la voluntad de ofrecer alternativas a los alumnos que «no tienen la culpa de nada».Tanto la concejal de Educació como el coalcalde, Jordi Molinera, recordaron que desde el equipo de gobierno han decidido seguir los consejos de los letrados para evitar males mayores y «seguir haciendo la bola de nieve más grande». 

Temas

Comentarios

Lea También