Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Baix Gaià reabre su reivindicación de convertirse en una nueva comarca

El equipo de gobierno de Altafulla propone crear una mesa de cargos electos para estudiar si plantean esta petición al Parlament
Whatsapp
Foto: Ferran Ferrando

Foto: Ferran Ferrando

Altafulla ha vuelto a reactivar la vieja reivindicación de que el Baix Gaià sea una comarca oficial. Su nuevo equipo de gobierno, formado por Alternativa Altafulla-Entesa y Esquerra Independentista, ha incluido en su programa la constitución de una mesa de cargos electos de las once poblaciones de este territorio para estudiar si llevan esta petición al Parlament de Catalunya. Primero, prevé aprobar una moción en otoño y tratará de animar al resto a que también se sumen. El proceso podría durar años. Altafulla, Creixell, Roda de Berà, Torredembarra, El Catllar, La Nou, La Pobla de Montornès, Renau, La Riera, Salomó y Vespella forman parte de la comarca del Tarragonès.

El alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso (AA-E), argumenta que esta propuesta no se debe «a un tema de gestión, sino de concepto político y de defensa del territorio para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Un contrapeso a la fuerza que tienen otras localidades, como Tarragona. Estudiaremos si es viable y veremos si los ciudadanos tienen sentimiento de pertenencia y consideran que es necesario».

Este debate no es nuevo. «Hace doce años, los partidos políticos Alternativa Baix Gaià de Torredembarra y Alternativa Altafulla nacieron con esta voluntad. El concejal torrense Lluís Suñé fue su principal impulsor», recuerda Alonso. Más atrás aún, en la Segunda República, La Pobla de Montornès lideró un intento de unificar administrativamente a estas poblaciones.

Los municipios del Baix Gaià están integrados dentro de su propio consorcio turístico. Van de la mano a la hora de promocionarse. Pero, salvo Altafulla, son escépticos cuando hablan de crear una nueva comarca. El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira (ERC), se muestra prudente y sostiene que «tenemos que analizar detalladamente si sería viable desde el punto de vista económico y jurídico y saber qué servicios se podrían suscribir al Baix Gaià. No es algo que se pueda hacer de manera alegre y folclórica, hay que estudiarlo muy bien».

En Roda de Berà, el alcalde Pere Virgili (CiU), reconoce que «nos sentimos la baja espalda del Tarragonès, estamos alejados del centro neurálgico donde se toman las decisiones, pero no sé si tiene sentido crear otra comarca. Deberíamos tener más participación y voz en el Tarragonès».

Para el alcalde de Creixell, Jordi Llopart (CiU), no es una prioridad: «No nos lo hemos planteados. Antes tenemos otros tres frentes abiertos: nuestra situación municipal –acumula una deuda importante– y el tercer carril y la carretera N-340». No obstante, apunta que con una comarca propia quizá «no tendríamos los mismos problemas que estando en el Tarragonès, pero las necesidades de los pueblos del interior y de la costa seguirían descompasadas». Aboga por una mancomunidad de las localidades costeras.

Desde el interior del Baix Gaià, Josep Maria Santamaria (PSC), alcalde de La Pobla de Montornès, manifiesta que «para nada quiero menospreciar la iniciativa de Altafulla, pero dudo de que, hoy por hoy, sea viable la creación de una nueva comarca atendiendo a las características de la zona».

El edil de El Catllar, Antonio López (PSC), se muestra contrario. «El sentir de la gente es que hay que reducir el número de administraciones. Sí que es necesario mancomunar servicios, pero esto es posible sin tener que añadir otra administración comarcal». Yplantea una cuestión: «Qué municipio ostentaría la capitalidad? Posiblemente, alguno que precisamente no se encuentra a orillas del Gaià».

De una opinión similar es Rosa Maria Parés (CiU), alcaldesa de Renau: «En vez de fraccionar más el territorio, convendría agrupar comarcas rigiéndose por su división natural. El Baix Gaià está bien como está, con sus pueblos y su paisaje que nos unen, como se ha demostrado con la creación del Consorci Turístic, que sí valdría la pena potenciar como se merece y apostar decididamente por su dinamización».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También