El Bot Salvavides de Calafell ya tiene quien le jubile

La construcción de una réplica llega a la recta final

José M. Baselga

Whatsapp
Construcción del nuevo Bot de Calafell.

Construcción del nuevo Bot de Calafell.

Aquel 21 de febrero de 1951 fue el último día en el que perdieron la vida pescadores de Calafell en el mar. El fuerte temporal impedía a las barcas ganar la playa y el Bot Salvavides salió a custodiarlas. La barca evitó más pérdidas. En los años 50 realizó muchos rescates.

Esa histórica barca de salvamento, que se llamó Francisco Gorostidi, fue una realidad en 1920 tras su construcción en las atarazanas Miquel Corbeto en el barrio de la Barceloneta. Marineros de Calafell fueron a buscarla  y regresaron a remo ya que la falta de viento hizo inútil subir las velas.

El Bot Salvavides es conocido como elemento singular del municipio por sus giros sobre sí mismo en el mar con la tripulación en el interior. Pero ese elemento patrimonial estaba muy afectado por el paso del tiempo y las reparaciones de los últimos años no sirvieron de nada.

Así que se optó por hacer una réplica y que el original quedase como pieza de museo. Los trabajos fueron aprobados en unos presupuestos participativos. La construcción del nuevo Bot la están ultimando en Astilleros Garrido  de O Grove (Pontevedra).

Los trabajos están en la última fase. Hasta el nombre de Calafell ya luce en el casco de la barca que en las próximas semanas llegará al municipio. La construcción de la réplica del Francisco Gorostidi comenzó el pasado noviembre.

La obra permitirá conservar el original que atesora la historia de Calafell. Más allá de los giros en el mar, el Bot es esencia del municipio. Además del rescate de marineros, representa la implicación de un pueblo que a su vez salvó a la embarcación cuando estuvo a punto de perderse por la desidia en un jardín de Tarragona.

En 1880 se constituyó la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos con juntas locales en puertos y puntos de la costa. Algunas disponían de bote salvavidas. Se acuñaron medallas de oro, plaza y bronce para quienes participaban en rescates.

La de Calafell se constituyó en  1906 pero se disolvió en pocos meses. El servicio se restableció en 1914 por la gran cantidad de barcas que había. Fue cuando se planteó la construcción de una caseta y un bote salvavidas. Una barca insumergible de 10 metros. 

Una vez por trimestre y en días de mal tiempo debían realizarse ejercicios de entrenamiento. Ya el 29 de abril de 1929 rescató al laúd Pablo que estaba a dos millas y no podía ganar la costa. Con la guerra muchas estaciones y material quedó destruidos. El de Calafell se mantuvo. 


Con el tiempo el Bot perdió su función de rescate. En 1965 necesitaba una restauración y en 1969 la cofradía propuso desballestarlo. Pero en 1975 el Ayuntamiento, en acuerdo con la cofradía, donó la barca para el futuro museo etnológico del mar de Tarragona. Aunque quedó olvidada en un jardín del museo arqueológico, donde sufrió un fuego.

En 1984 un grupo de vecinos lo vio e impulsó una campaña para recuperarlo. En 1985 el Ayuntamiento pidió la devolución que se logró en 1986 y comenzó una reparación en 1988 en las atarazanas de Pedro Casado.  Su regreso a Calafell motivó una fiesta. El Bot volvía a navegar en 1989 para exhibiciones y desde entonces es un símbolo emocional.

Noticias relacionadas:

- Imágenes inéditas del Bot:. https://www.diaridetarragona.com/costa/Video-Rescatan-imagenes-ineditas-de-los-ultimos-30-anos-del-Bot-Salvavides-de-Calafell-20190307-0027.html

- El día que Calafell decidió que esa jornada no se pescaríahttps://www.diaridetarragona.com/costa/Aquel-dia-decidieron-que-en-Calafell-por-la-Candelera-no-se-pesca-20190206-0079.html

Temas

Comentarios

Lea También