El Govern trabaja para prorrogar la licencia de casino de Hard Rock

El retraso en esta compraventa se debe, entre otras cuestiones, el contencioso interpuesto por los antiguos propietarios de los terrenos, que fueron expropiados con motivo de la construcción de PortAventura y que ahora reclaman compensaciones ante el nuevo uso que se quiere dar a las fincas

ACN

Whatsapp
Terrenos del Centro Recreativo y Turístico (CRT) de Vila-seca y Salou, con un lago y campo de golf de PortAventura (Lumine) en primer término, y las atracciones en el fondo. ACN

Terrenos del Centro Recreativo y Turístico (CRT) de Vila-seca y Salou, con un lago y campo de golf de PortAventura (Lumine) en primer término, y las atracciones en el fondo. ACN

El Govern de la Generalitat asegura que el proyecto de Hard Rock en el Centro Recreativo y Turístico (CRT) de Vila-seca y Salou continúa adelante y niega que la licencia para que la multinacional pueda instalar y explotar un casino caducara el pasado lunes, tal como denuncian Aturem BCN World y el Gepec. Sin embargo, según ha podido saber la ACN, el ejecutivo trabaja con el escenario de tener que prorrogar esta licencia en breve, dado que vence el 5 de diciembre. Las entidades opositoras al proyecto son partidarias de revocarla porque, según dicen, Hard Rock aún no ha presentado el plan de desarrollo constructivo ni los contratos de financiación, y porque la operación de compraventa de los terrenos implicaría "unos riesgos financieros gravísimos" para a la Generalitat.

El Govern, sin embargo, mantiene la intención de que la empresa pública Incasòl adquiera estas parcelas a Criteria -el holding de inversiones de 'la Caixa'- y las venda, a continuación, a la empresa norteamericana. La operación se estima al menos en unos 120 millones de euros. Sin embargo, todavía no hay acuerdo en la compraventa, según admitió recientemente el conseller de Territori, Damià Calvet, en una respuesta parlamentaria. En cualquier caso, el ejecutivo insiste en que la operación "no supondrá ningún coste" para las arcas públicas.

El retraso en esta compraventa se debe, entre otras cuestiones, el contencioso interpuesto por los antiguos propietarios de los terrenos, que fueron expropiados con motivo de la construcción de PortAventura y que ahora reclaman compensaciones ante el nuevo uso que se quiere dar a las fincas. Fuentes conocedoras del proyecto han apuntado a la ACN que las partes implicadas continúan negociando como se debería distribuir el pago de las indemnizaciones a los expropiados en caso de que el juez les pueda dar la razón.

La Assemblea Aturem BCN World y la entidad ecologista GEPEC-EdC han pedido este miércoles al Govern que revoque la licencia de casino concedida en mayo de 2018 a Hard Rock para el proyecto del CRT de Vila-seca y Salou. Ambas entidades sostienen que ha caducado porque el lunes venció el plazo -de un año más una prórroga de seis meses- para presentar los documentos pendientes. Sin embargo, según la Direcció General de Tributs i Jocs, un órgano que depende de Vicepresidència y Economia i Hisenda, este plazo no vence hasta el 5 de diciembre. Además, se trabaja con la intención de hacer una nueva prórroga.

Hard Rock quería empezar las obras en mayo de 2020

En abril pasado Hard Rock trasladaba a las principales instituciones de la zona la voluntad de empezar las obras el próximo año. La firma con sede en Florida prevé una inversión global de 2.000 millones de euros en un proyecto en varias fases, en un ámbito de 745.000 metros cuadrados del Centro Recreativo y Turístico (CRT) de Vila-seca y Salou -al borde de PortAventura. En concreto, la previsión era iniciar en mayo las obras de la primera fase, valorada en 665 millones de euros, y que incluye dos hoteles, comercios, teatros y uno de los casinos más grandes de Europa.

De entrada, se prevén un millar de habitaciones en dos hoteles -uno de ellos impulsado por PortAventura-, un casino con 1.200 máquinas recreativas y 100 mesas de apuesta, 75 tiendas de lujo a lo largo de una gran avenida, una gran piscina de 6.000 metros cuadrados y un espacio para conciertos con capacidad para 15.000 personas, además de nuevos espacios de congresos.

Durante la construcción de esta primera fase y una vez esté terminada, Hard Rock estima que se crearán 11.500 puestos de trabajo directos e indirectos, y que el impacto económico en la región será de 1.300 millones de euros. La previsión es que pueda atraer unos dos millones de visitantes en la Costa Daurada. Sólo PortAventura World recibió cinco millones el año pasado.
 

Temas

Comentarios

Lea También