El Vendrell reubicará fiestas y marcará itinerarios seguros contra las violencias sexuales

El Ayuntamiento elabora un protcolo de actuación que implica a la sociedad contra esa lacra

José M. Baselga

Whatsapp
Representantes de diferentes partidos que apoyan el protocolo.

Representantes de diferentes partidos que apoyan el protocolo.

Un 90% de las mujeres manifiestan en una encuesta realizada en El Vendrell que tienen miedo en el trayecto entre los lugares de fiestas mayores y conciertos y el centro urbano.

Es en los entornos de ocio donde también se producen muchos casos de violencia sexual en forma de agresiones físicas y psicológicas. Sin embargo la violencia en ese contexto parece que goza de una impunidad a la que se pretende poner fin.

Para responder a esa inquietud y afrontar las violencias sexuales,   el Ayuntamiento de El Vendrell, entre otras medidas, diseñará la programación de las fiestas, su ubicación, distribución de actividades e incluso los recorridos que deben hacerse entre esos puntos de fiesta y el centro o la posibilidad de implantar transporte público.

Las medidas las recoge el protocolo de actuación municipal ante violencias sexuales en espacios públicos de ocio. En la elaboración del documento han participado entidades, particulares y partidos políticos que aprueban el texto por mayoría. El documento determina desde las medidas de prevención a los canales a seguir en caso de una agresión.

Zonas de ocio
La encuesta de Violencia Machista del departamento de Interior destaca que los lugares donde se producen violencias machistas son principalmente en espacios de ocio (20’9%) seguidos de lugares públicos (18,3), transporte público (17,1), casa (12,5) y trabajo (11,9).

El protocolo pretende incidir en los propios actos festivos, pero también es sus entornos.  En una encuesta que contestaron más de 300 personas se destacó que la carretera de Valls genera inseguridad y que la zona  del Botafoc y el puente de França, además de los entornos de las estaciones y los subterráneos, generan intranquilidad.

Repensar

El documento destaca la necesidad de «repensar los recintos de fiestas y conciertos desde una perspectiva feminista».  Los espacios donde se instalan los baños están poco iluminados y en la ciudad hay que pensar en recorridos que cuenten con iluminación evitando zonas con recovecos e incluso no llevar determinados actos a lugares alejados del centro. Son unas medidas que deben dar seguridad a las mujeres pero,  además,  a personas del colectivo LGTBI, también víctimas de la violencia sexual.

Una de las reuniones para debatir sobre el protocolo.

El protocolo se ha trabajado durante 10 meses recogiendo aportaciones con la perspectiva de las potenciales víctimas, pero también implicando a las entidades, vecinos y administración local que deben asumir su responsabilidad en la lucha contra estas agresiones.

El concejal de Igualdad, Christian Soriano, señala que se incide en la atención a la víctima pero también debe fijarse la acción en el agresor y en la concienciación ciudadana ya que muchas agresiones no están consideradas como tales por una parte la sociedad cuando se producen en ámbitos festivos donde suele haber alcohol y otras drogas.

El protocolo de actuación municipal ante violencias sexuales en espacios públicos de ocio que ha redactado El Vendrell detalla acciones de prevención, pero también de atención a la víctima y de persecución del agresor. El documento ha contado con la implicación de diversas entidades que se han comprometido en la erradicación de esa lacra.

El 81% de las mujeres que han sufrido agresiones sexuales han sido por parte de personas conocidas como parejas, ex parejas, amigos o conocidos.

El protocolo establece medidas como la figura del agente detector que deberán tener todas las entidades que se han implicado en la iniciativa. Esa figura debe  identificar posibles situaciones de acoso y violencia para poder intervenir y atajarlas. Todas las entidades deben tener la figura del agente detector que tendrán comunicación directa con el Ayuntamiento para activar las medidas necesarias.

El documento llega al detalle de incluso analizar los lugares de celebraciones de fiestas para marcar recorridos seguros o que el caso de una agresión durante un concierto pueda paralizarse la fiesta momentáneamente para denunciar la situación.

El concejal Christian Soriano señala que es una acción que pretende visibilizar situaciones de acoso y agresiones para implicar a la ciudadanía en el rechazo.

Puntos lila
Otra de las medidas que se aplicará en las fiestas es la instalación de puntos lila de diferentes responsabilidades. 

Por un lado estarán los puntos informativos  con carácter de prevención y que puedan ser de una primera cogida ante una posible agresión.
Pero destaca la implantación de esas carpas en fiestas y conciertos con profesionales de la sanidad, la psicología, jurídico e incluso policial. En estos puntos lila se atenderá a las víctimas y se desarrollará toda la atención necesaria.

El Ayuntamiento también impulsará acciones formativas a los representante de las entidades e incluso a trabajadores de diferentes áreas del consistorio como urbanismo o cultura para que el diseño de las fiestas y la organización urbana se ajuste a una perspectiva de género.
En este sentido desde el protocolo de actuación municipal ante violencias sexuales en espacios públicos de ocio, debe extenderse un concepto de ciudad que recoja las necesidades que eviten situaciones de riesgo.
El Ayuntamiento ya acordó que a determinadas horas los autobuses pudiesen parar a petición de las usuarias fuera de las paradas establecidas, pero en zonas que puedan estar más cerca de sus domicilios.

Temas

Comentarios

Lea También