Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El barrio ferroviario del Vendrell empieza a rescatar la memoria de su historia

Empieza el rodaje de un documental que inspiró el Diari y que mostrará cómo ha sido la vida en la singular colonia

José M. Baselga

Whatsapp
Rafael Rivas, en el barrio desde que era un niño, en un momento de la entrevista.  Foto: Mirasud producciones

Rafael Rivas, en el barrio desde que era un niño, en un momento de la entrevista. Foto: Mirasud producciones

Rafael Rivas todavía recuerda el que fue su pupitre siendo un niño en la escuela del barrio ferroviario de Sant Vicenç de Calders. Era el más pequeño de la clase y también el encargado de repartir el vaso de leche entre sus compañeros.

Sentado en un banco de madera que había sido una traviesa incluso mucho antes del propio barrio, Rivas desgrana la memoria del núcleo que llegó a tener su propia iglesia, bar, escuela e incluso grupo de teatro. «Porque esa memoria no se puede perder».

Hace unos días ha comenzado la grabación del que ha de ser el documental que muestre la historia del barrio ferroviario de Sant Vicenç, que fue una especie de colonia autosuficiente pero ahora olvidada en lo que podría ser de patrimonio histórico.

El director de cine Laureano Clavero, junto a Sergio García, de la productora Mirasud, han comenzado las grabaciones de los recuerdos de una veintena de vecinos que narrarán cómo era la vida en el barrio.

El objetivo es evitar el olvido de la memoria histórica y, si puede ser, potenciar e incluso hacer visitable el casi único poblado ferroviario que queda en el Estado y que además conserva sus pabellones, calles e incluso elementos de hace más de un siglo.

Para los vecinos la iniciativa supone reconocer una historia de familias y de un barrio, como explicaba Eduard Martínez , que impulsó la asociación de vecinos. Porque en el barrio han crecido ya varias generaciones, narraba

Socorro Cócoles.

El barrio ferroviario surgió de la importancia de la estación de Sant Vicenç de Calders, que data de 1887. La necesidad de trabajadores llevó a levantar junto al que era un nudo ferroviario estratégico cinco pabellones para el personal. El primero se levantó en 1905 y en 1920 ya estaba todo el barrio. En 1960 residían unas 313 personas. En aquella época quedaba alejado de El Vendrell, por lo que la colonia se equipó con todos los servicios. Incluso los vecinos habilitaron un refugio para protegerse de los bombardeos durante la Guerra Civil. El barrio sufrió un centenar de ataques.

El documental pretende mostrar cómo era la vida en el barrio para lo que incluso habrá recreaciones históricas, sobe todo de la época de la Guerra Civil.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También