El conductor 'ciego' que circulaba con las luces apagadas por Torredembarra

El acusado es un vecino de El Vendrell de 24 años que fue sometido a la prueba de alcoholemia con serias dificultades por su aparente estado ebrio. Se negó a la prueba de comprobación. El aparato marcaba más de cuatro veces la tasa permitida. La Policía Local tuvo que cerrarle el paso en una calle para parar el turismo

Jordi Cabré

Whatsapp
El Seat León negro fue interceptado en la calle Garrofers en la madrugada del lunes día 8. FOTO: Policía Local de Torredembarra

El Seat León negro fue interceptado en la calle Garrofers en la madrugada del lunes día 8. FOTO: Policía Local de Torredembarra

Un vecino de El Vendrell de 24 años indocumentado en el momento de su detención) protagonizó en la madrugada del pasado lunes una persecución por las calles de Torredembarra. El arrestado iba al volante de un Seat León con las luces apagadas cuando se cruzó en la avenida Pompeu Fabra con una patrulla de la Policía Local.

Los agentes se percataron de la incidencia y avisaron al conductor haciendo ráfagas con el coche patrulla. Lo repitieron varias veces hasta que el coche pasó por su lado sin mostrar ningún tipo de reacción al aviso policial.

El turismo continuó su camino y de la avenida Pompeu Fabra giró a la calle Garrofers. La patrulla de Torredembarra dio media vuelta y se posicionó detrás del Seat León insistiendo en las ráfagas de luces.

La parsimonia del conductor obligó a los agentes a situarse en paralelo y hacer señas al conductor e incluso utilizar el altavoz del vehículo. El vendrellense siguió a lo suyo, ajeno a todo lo que lo rodeaba. Incluso aceleró para intentar deshacerse del coche policial.  

El joven aceleró y llegó a golpear el coche policial. Ante la actitud del conductor, los agentes decidieron cerrarle el paso hasta que lograron parar el coche. La colisión dejó daños en el chasis. Una vez el vehículo parado, la patrulla se acercó al conductor, que decidió poner los seguros para evitar que le sacaran del vehículo.

Rotura de cristal ante la negativa a salir

La situación cada vez se hacía más complicada. El conductor no quería salir del coche y mantenía los seguros puestos. Ante la negativa, se procedió a romper un cristal de la ventanilla y sacar al conductor, que fue detenido por un presunto delito de resistencia y desobediencia y atentado contra los agentes de la autoridad.

Mientras se avisaba a la grúa y se trasladaba el coche al depósito de vehículos, los agentes se llevaron al conductor, que hizo la primera prueba de alcoholemia en el etilómetro, pero se negó a la segunda.

En el primer test, la máquina dio un resultado positivo penal y fuentes conocedoras del caso aseguran que cuadruplicaba el valor permitido por ley. Tras la negativa a la segunda prueba, se procedió a trasladar al detenido al CAP antes de volver a comisaría a terminar las diligencias.

Tras pasar la revisión médica y terminar las diligencias (al no llevar documentación costó lo suyo identificar al conductor), el detenido fue derivado a Mossos a la comisaría de El Vendrell. Está acusado de un delito contra la seguridad del tráfico y otro de desobediencia y resistencia a la autoridad.

Temas

Comentarios

Lea También