El desconfinamiento humano arrasa con los nidos de chorlitejo en el Baix Penedès

Sólo en Calafell ha habido más éxito porque hubo vigilancia

José M. Baselga

Whatsapp
El desconfinamiento humano arrasa con los nidos de chorlitejo en el Baix Penedès

El desconfinamiento humano arrasa con los nidos de chorlitejo en el Baix Penedès

El obligado confinamiento de los humanos dejó tranquila a la naturaleza y la dio una oportunidad con efectos positivos de manera rápida. En las playas de El Vendrell, Calafell y Cunit crió el chorlitejo patinergro, un ave amenazada.

En Coma-ruga el ave hizo hasta trece nidos, en Madrigueres de El Vendrell tres. También anidaron en Calafell por primera vez en tres décadas y además lo hicieron en Cunit. Las puestas fueron valoradas por los ecologistas que llevan años intentado que el chorlitejo vuelva a las costas del Baix Penedès.

El confinamiento facilitó los nidos, pero había que esperar a la eclosión.  Sólo entre Coma-ruga y Les Madrigueres había 16 nidos con tres huevos cada uno. Pero se levantó el confinamiento. En esas playas de El Vendrell, de lo que podrían haber sido 48 pollos sólo han sobrevivido 6.

Uno de los chorlitejos nacidos en la playas del Baix Penedès.

La entrada de humanos y perros a las playas ha arrasado puestas y pollos. Sólo uno de los nidos de Les Madrigueres ha sido afectado por predadores naturales como las urracas y el cernícalo. El resto ha sido por una excesiva presión.

Perros
Los principales daños los han causado perros pese a que las zonas de cría estaban señalizadas y acotadas. Las puestas de El Vendrell han sido las más dañadas. En Cunit tampoco han prosperado. Sólo en Calafell las puestas han tenido más éxito con el nacimiento de una decena de pollos. Pero en esta localidad, además de acotar la playa, había vigilancia para garantizar las puestas.

Un apuesta de huevos.

El grupo ecologista de El Vendrell (Geven) que ha seguido todo el proceso lamenta la pérdida de nidos y pollos después de los esfuerzos para recuperar la especie. Señalan como especialmente dañinos a los perros que los dueños han soltado por las playas y las zonas balizadas.

El presidente del Geven, Ricardo Collado, explica que el ave ha mostrado resistencia al anidar en playas como la de Coma-ruga o Calafell, «pero la presión ha sido excesiva. Al haber tanto perro suelto el adulto llega a abandonar el nido. Y eso que son animales muy protectores con las crías, pero ha habido mucho descontrol».

Zona acotada en Calafell.

De cara a próximas temporadas el Geven pide delimitar y señalizar mejor las zonas acotadas por la presencia de nidos, si es que el ave regresa a estas playas «y que haya mensajes claros de por qué están balizadas».

Mejorar la gestión
También consideran necesario mejorar la gestión de balizamiento y habitats. «Con espacios tranquilos». Algunas de las aves de Coma-ruga han llevado a sus crías hasta la playa de Les Madrigueres donde hay un proyecto de naturalización con dunas y especies vegetales autóctonas.

Maquinaria pesada pasó junto a zonas acotadas en Cunit.

La situación no ha sido mejor en Cunit. En Calafell en cambio las puestas han tenido más éxito. En total han nacido una decena de pollos.

Pero en la localidad, además de zonas acotadas ha habido vigilantes y voluntarios custodiando las puestas y evitando el acceso. En alguna ocasión han tenido que acudir para pedir a los dueños que los perros no entrasen en esas zonas de cría. 

Collado añade que «y sobre todo es imprescindible la educación ambiental» y la concienciación de la población para preservar y recuperar los valores naturales de la costa».

Temas

Comentarios

Lea También