Más de Costa

El movimiento por la gratuidad de la AP-7 exige ahora que 'jamás' vuelvan los peajes

Para celebrar la finalización de la concesión de los peajes de toda la autopista, la entidad 'Prou, AP-7 Gratuïta Ja' organizará el próximo día 31 de agosto por la tarde una marcha lenta con inicio y llegada en Salou

ACN

Whatsapp
Uno de los cortes organizados por el movimiento vecinal Prou! contra la siniestralidad a la N-340. FOTO: JOAN REVILLAS

Uno de los cortes organizados por el movimiento vecinal Prou! contra la siniestralidad a la N-340. FOTO: JOAN REVILLAS

El movimiento vecinal por la gratuidad de la AP-7 reorienta su lucha para evitar que "nunca más" se vuelvan a implantar peajes a partir de la liberación de varias autopistas este próximo 1 de septiembre. La oposición a la implantación de la viñeta o alguno otro método para poder circular por las vías rápidas públicas y que sus usuarios paguen por su mantenimiento será el principal eje de la lucha que se abre con el nuevo escenario.

Para celebrar la finalización de la concesión de los peajes de toda la AP-7, la AP-2, la C-33 y la C-32 norte, la entidad 'Prou, AP-7 Gratuïta Ja' organizará el próximo día 31 de agosto por la tarde una marcha lenta por la vía con inicio y llegada en Salou, además de unirse a los actos organizados en todo el país por otros grupos.

La marcha lenta, sin voluntad de afectar al tráfico según los mismos convocantes, quiere celebrar la eliminación de los peajes en el tramo entre Salou y la Jonquera pero, al mismo tiempo, hacer pública la inquietud ante el anuncio que circular por las vías rápidas de alta capacidad podría volver a ser de pago a partir del año 2024. Con este objetivo, plataformas de toda Catalunya y del estado español sumarán esfuerzos bajo el lema 'Mai més', en las diferentes lenguas oficiales, para reclamar que no se establezca la viñeta o métodos de pago similar. Creen que la liberación de 500 nuevos kilómetros de vías de peaje no tiene que ser excusa para modificar el modelo actual.

"El mantenimiento de la vía es una parte mínima respecto lo que se generaba –ingresos de los peajes-. La información de que no hay bastante dinero para las carreteras es una gran mentira. Dan a creer que tenemos que pagar para mantener", ha avisado el portavoz del movimiento vecinal ebrense, Llorenç Navarro. Recuerda que en la AP-7 se ha llegado a pagar "35 veces más" de lo que costó y que las vías rápidas se han amortizado "157 veces" con los peajes. En los casos de la AP-7 y AP-2, apuntan, el mantenimiento y explotación por parte del Estado supone 20,5 millones de euros, ante los cerca de 724 que ingresaba Abertis, la concesionaria, entre peajes y bonificaciones. "Es aberrante", sentencia Navarro.

Después de 240 cortes de carretera a lo largo de los últimos seis años, los vecinos insisten que no se trata únicamente de una cuestión económica, sino que es principalmente de seguridad y de libertad de circulación de las personas. Según los cálculos del mismo movimiento, un total de 767 personas han perdido la vida en vías convencionales paralelas durante la prórroga de las concesiones en diecisiete años. Creen que, de haber tenido la alternativa de circular por una autopista sin pagar alrededor de un 70% se habrían podido evitar.

Con estos argumentos, reclaman a los gobiernos catalán y español, así como a los partidos políticos, que rechacen la idea de aplicar fórmulas de pago para los usuarios, sean la viñeta u otros sistemas. De forma particular, Navarro ha pedido la dimisión del vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, por mostrarse partidario de la viñeta. Avisa de que la cuestión formará parte de las negociaciones con el gobierno español y reta a los partidos catalanes a no apoyar en los presupuestos del Govern si acaba previendo su implantación. "Queremos políticos que trabajen por los intereses del pueblo y no por los de las empresas que se pueden beneficiar de un modelo que es una privatización encubierta", ha asegurado.

Tercer carril y nuevos accesos

Con la liberación total de la AP-7, el movimiento vecinal reclama también al gobierno español que aplique mejoras que consideren esenciales para garantizar que la infraestructura preste un buen servicio. Principalmente, la construcción de un tercer carril para reducir la congestión del tráfico –aprovechando los terrenos de servidumbre ya reservados en el momento de la construcción-, así como también la habilitación de más áreas de descanso, más aparcamientos de camiones en las áreas de servicio y nuevos accesos a la vía rápida: uno en la zona del Hospital de Vinaròs y otro en Masdenverge –el Montsià es la única comarca que no tiene ningún enlace con la vía rápida-.

Paralelamente, reclaman también al gobierno español que pare y revierta las medidas introducidas, sobre el papel, para reducir la siniestralidad en el tramo ebrense de la N-340, con la construcción de once rotondas –muchas de las cuales están aún pendientes de construir- y una línea continua. Según ha recordado el también portavoz del movimiento vecinal, Àngel Porres, la circulación por esta vía se ha reducido en un tercio. "El dinero reservado para las rotondas se tienen que usar para mejorar el estado N-340 y hacer mantenimiento", ha pedido, reivindicando la carretera como una vía interna de gran importancia que no se puede convertir en "bulevares" en diferentes tramos.

Temas

Comentarios

Lea También