Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El puente de la antigua carretera N-340 ya es historia

El municipio se despedirá de una de sus grandes barreras arquitectónicas. Tras haberse anunciado varias fechas y producido distintos retrasos, ahora las obras avanzan a buen ritmo

Mònica Just

Whatsapp
Las obras levantaron mucha expectación, y los curiosos aprovecharon para tomar fotos como recuerdo. FOTO: Alba Mariné

Las obras levantaron mucha expectación, y los curiosos aprovecharon para tomar fotos como recuerdo. FOTO: Alba Mariné

Era una de las grandes reivindicaciones del municipio. Los cambrilenses llevan años esperando. Y ya ha llegado el momento. El derribo del puente de la antigua carretera N-340 ya se ha hecho realidad. Las obras empezaron hace semanas. Pero ayer por la mañana, las máquinas excavadoras se encargaron de convertir en historia una de las grandes barreras arquitectónicas de la localidad. Decenas de vecinos –y también algunos visitantes que curioseaban– aprovecharon para tomar fotos del momento. Y compartirlas, celebrando que al fin se haya materializado la obra.

La reconversión de la N-340 en la avenida Baix Camp consiste en la demolición y construcción del puente sobre la Riera d’Alforja y reordenación de su entorno. Da continuidad a la integración urbana de la antigua carretera nacional, y eliminará la histórica barrera arquitectónica que separa el municipio tanto a nivel de paso para los peatones como de circulación de vehículos – la otra gran barrera es la vía del tren–. Y es que hasta ahora no ha habido un itinerario claro de conexión entre los barrios de la Pellissa y el Eixample, a excepción de la conexión que supone la rotonda que ya se estrenó hace algunos años y que supuso un primer paso hacia la integración definitiva.

Dos fases adjudicadas

El proyecto se ha estructurado en tres fases –dos de ellas ya adjudicadas–. La primera etapa consiste en el derribo del puente y la urbanización parcial de la avenida Baix Camp. La segunda, en la construcción del nuevo puente, más bajo e integrado, sobre la Riera d’Alforja. La tercera, que todavía no se ha licitado, corresponde a la urbanización del paseo central de la avenida Baix Camp.

A pesar de la demolición, no se eliminarán los pilares del puente. Sólo los centrales y que ahora pasan por el centro del cauce de la riera. Y es que la idea que fija el proyecto que se está llevando a cabo consiste en cortar las columnas que se puedan reaprovechar y crear un nuevo puente con doble carril que regule el tráfico de vehículos en esta nueva vía urbana.

Tras haberse anunciado varias fechas y producido distintos retrasos en el calendario, a principios de diciembre del año pasado se hacía pública la licitación de las obras y al mes siguiente se adjudicaban los trabajos a la empresa Roma Infraestructuras y Servicios, que se encarga de dos de las tres fases de esta intervención en la vía pública.

Más de un millón de euros

El presupuesto de la reconversión del tramo y derribo del puente asciende a un importe total de 1,1 millones de euros más IVA. La primera fase –la demolición del puente y la urbanización parcial de la avenida de Baix Camp– asciende a 790.383 euros más IVA. 

La segunda contempla la construcción del nuevo puente sobre la Riera de Alforja: 361.472 euros más IVA. Y por último, la tercera  –todavía por licitar– corresponde a la urbanización del paseo central de la avenida: 209.135,93 euros.

Temas

Comentarios

Lea También