Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector turístico, pendiente del touroperador Thomas Cook

La compañía británica pasa por un momento económico delicado. Su quiebra podría afectar a las 55.000 plazas aéreas que tiene programadas en el aeropuerto de Reus desde mayo hasta diciembre de este año

Carmina Marsinach

Whatsapp
La quiebra del grupo  podría ser negativa para el territorio. FOTO: Alba Mariné

La quiebra del grupo podría ser negativa para el territorio. FOTO: Alba Mariné

La delicada situación económica del touroperador británico Thomas Cook podría afectar de forma negativa a la Costa Daurada si la compañía no se recupera. En caso de que se declarara en quiebra podrían verse afectadas alrededor de 55.000 plazas aereas que la compañía tenía programadas en el aeropuerto de Reus desde el 1 de mayo hasta el 31 de diciembre del 2019. Pero el impacto podría ser aún mayor si se tienen en cuenta la reservas realizadas a través de las agencias de viajes con varios grupos hoteleros del territorio. 

Aún así, fuentes del sector turístico reconocen estar pendientes de lo que pueda pasar en las próximas semanas pero se muestran esperanzados y aseguran que por el momento no es «alarmante». En este sentido, consideran que siendo uno de los grupos más antiguos del mundo y de tal envergadura «es difícil que caiga» y apuntan que lo más probable es que finalmente salga algún comprador. 

Según Hosteltur, durante una rueda de prensa en La Palma, el CEO de Thomas Cook, Peter Fankhauser, aseguró que el grupo británico tiene asegurada su liquidez de cara a la temporada baja: «Se ha especulado mucho sobre nuestro negocio, pero nuestros accionistas nos apoyan y contamos con el respaldo de los bancos que creen en nuestra estrategia. Es una situación difícil, pero como lo es para casi todas las empresas del sector. Nosotros seguimos operando», dijo Fankhauserm que además señaló que España sigue siendo su destino más popular pese que haya habido un desplazamiento de la demanda al Mediterráneo oriental, hacía Turquía, Egipto o Túnez. 

Durante estos últimos meses los rumores sobre la situación del touroperador británico han sido constantes. Este lunes emitieron un comunicado en qué afirmaron que están negociando una opción de venta con Fosun Internacional, su accionista mayoritario.  

Tras este anuncio, el martes, los títulos de Thomas Cook se dispararon un 18% en la Bolsa de Londres. El touroperador británico evitó pronunciarse al respecto de esta información pero lo cierto es que en febrero el grupo anunció un cambio estratégico que implicaría la división aérea del grupo. 

Llamamiento a la calma

Pero las destinaciones que sufrirían mas con una quiebra de Thomas Cook serían las Canarias y Baleares. Pero los hoteleros de estos destinos hacen un llamamiento a la calma. En declaraciones a Hosteltur, el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricúa, explicó que de momento los pagos a los hoteleros de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote «están al día, y eso que ahora viene el periodo de mayores ingresos».

Además, ponen de manifiesto que el Brexit, el alto precio del petróleo y la crisis de los Boeing 737 MAX habrían agravado esta situación. 
Pérdidas milionarias

En 2018 Thomas Cook registró unas pérdidas de 188 millones de euros. Durante el primer trimeste de este año registró unas pérdidas operativas de 69,4 millones de euros. 

El operador turístico atribuyó estas cifras a su menor desempeño en el Reino Unido y el norte de Europa, a la fuerte competencia y también a las díficiles condiciones de mercado con el Brexit. 

Su prioridad de cara al 2019 es volver a la rentabilidad con una mejor gestión de su capacidad y con propuestas inovadoras. 

Temas

Comentarios

Lea También