Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Enrique Bañuelos, la historia de un fracaso empresarial

El empresario que llegó a seducir a Artur Mas y ´la Caixa´, deja el proyecto BCNWorld por falta de dinero
Whatsapp
El empresario valenciano, Enrique Bañuelos de Castro. Foto: DT

El empresario valenciano, Enrique Bañuelos de Castro. Foto: DT

Enrique Bañuelos de Castro era uno de los privilegiados españoles que hasta hace poco, pese a la crisis, todavía sobrevivía en la lista Forbes para el que es necesaria una fortuna mínima de 1.000 millones de dólares. En 2007 entraba por primera vez en él y lo hacía por la puerta grande, en el puesto 95 y con 7.700 millones de dólares bajo el brazo.

Bañuelos presumía de ser la tercera fortuna de España, sólo por detrás de Amancio Ortega y el fallecido Rafael del Pino, y por delante de nombres como las Koplowitz, Jesús de Polanco, Emilio Botín o Florentino Pérez. Era la edad dorada del sector inmobiliario. Se codeaba con las grandes fortunas, comía en los mejores restaurantes y viajaba en avión privado de una ciudad a otra.

Hasta que en febrero de 2007 llegó la debacle bursátil de Astroc. Fue el principio de la decadencia financiera de Bañuelos. En apenas dos meses, la inmobiliaria se hundió en bolsa. El sueño de Bañuelos hacía aguas. Algunos de aquellos accionistas le llevaron a los juzgados, pero el juez Baltasar Garzón le exculpó y Bañuelos decidió poner tierra de por medio.

 

El exilio en Brasil

Brasil fue el destino elegido para sus proyectos. A través de la empresa Veremonte, en la que participan otros inversores, compró una inmobiliaria por 13 millones de euros. Estuvo cuatro años creando un conglomerado inmobiliario y agro-energético en busca de otro pelotazo. En 2010, el patrimonio de sus empresas alcanzaba los 100 millones de euros, agrupado en la sociedad Veremonte Participaçoes, pero ni sus socios locales ni los bancos confiaron en él.

Veremonte vendió su participación en mayo de 2013 por apenas dos millones de euros a una empresa radicada en las Islas Vírgenes. Desde entonces su capital ha ido disminuyendo de forma progresiva. Sin embargo sus ojos volvieron a España para implantar el macrocomplejo BCNWorld. En septiembre de 2013 presentaba junto a Artur Mas e Isidre Fainé el proyecto. Seis áreas temáticas, con hoteles y casinos en terrenos del CRT propiedad de ‘la Caixa’ que requerían una inversión de 4.500 millones de euros, de los que Bañuelos iba a poner de su bolsillo cerca de 1.000 millones.

Pero su capital seguía disminuyendo y sus empresas en Brasil seguían con problemas. Bañuelos jugaba al despiste, pero a medida que se acercaba la fecha del 10 de diciembre pasado, día en que cumplía el plazo para ejercer la opción compra de los terrenos de ‘la Caixa’ comenzaba a vislumbrarse el nuevo fracaso de un empresario al que le han abandonado sus colaboradores y su suerte.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También