Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Expedientan a un hotel de Salou por unas obras «irregulares»

El Ayuntamiento se dio cuenta de que la construcción del Golden Costa Daurada de Cap Salou no coincidía con la licencia otorgada. Podría ser que se tuviera que derribar parte del edificio

Carmina Marsinach

Whatsapp
Àngel Abella señalando las cinco habitaciones del hotel Golden Costa Dauarda de Cap Salou construidas en la sexta planta. Foto: Alba Mariné

Àngel Abella señalando las cinco habitaciones del hotel Golden Costa Dauarda de Cap Salou construidas en la sexta planta. Foto: Alba Mariné

Las obras del hotel Golden Costa Daurada de Cap Salou no cumplen con la «legalidad». El Ayuntamiento de Salou, a raíz de la denuncia de un vecino comprobó que las obras no coincidían con la licencia otorgada y se ha iniciado un expediente de infracción urbanística y de restauración de la legalidad. Y es posible que se tenga que derribar parte del edificio.

Cabe recordar que el Golden Costa Daurada, que ha abierto esta temporada, es el primer hotel que se construye en el municipio después de 15 años. Àngel Abella, un vecino de Lleida con segunda residencia en Cap Salou, detectó durante las obras que el edificio era más alto de lo que se había previsto inicialmente, según las informaciones que había leído en la prensa. El afectado tiene un apartamento en la urbanización Pinos Mar, ubicada en la calle Ermitanet: «Tal y como está ahora nos tapa todas las vistas que teníamos antes a la playa de La Pineda», lamenta. Hace más de tres meses que Abella lo estaba investigando por su cuenta, pidiendo información al Ayuntamiento y al Servei Territorial d’Urbanisme de Tarragona hasta que finalmente decidió denunciar al Juzgado de Guardia de Tarragona.

El denunciante expone que la cadena hotelera ha construido habitaciones en una sexta planta y según el proyecto inicial, el edificio tan solo podía tener cinco. El proyecto original contemplaba que una parte del edificio tuviera cuatro plantas y otra, cinco. Según explica Abella, posteriormente el Ayuntamiento aprobó que encima de esta quinta planta se construyeran tres suites. Pero finalmente se construyeron cinco y además, arriba se colocaron instalaciones y maquinaria.

El afectado asegura que, si tan solo se hubieran construido estas habitaciones, no se superaría la altura permitida. Según el POUM «la altura máxima de la edificación se fija en 18,20 metros en la calle de la costa y 15,15 metros en la calle Vaporet. Por encima de las cubiertas tan solo se podrán situar instalaciones a un total de 2,85 metros por encima del último forjado»· Pero Abella apunta que la actual construcción sobrepasaría casi en 3 metros la altura permitida.

El denunciante explica que ahora el hotel deberá derruir dos de las cinco habitaciones construidas en la sexta planta. Pero seguirá luchando porque considera que las otras tres tampoco son «legales» ya que «no cuentan con la autorización de la Comissió d’Urbanisme de Tarragona».

El afectado denuncia también que el hotel tenía ordenada la paralización de las obras desde el 14 de julio pero según dice, siguieron trabajando. Y le consta que la Policía Local se habría presentado en distintas ocasiones en el edificio para que quedara constancia de ello.

Finalmente, Abella también ha puesto de manifiesto que se cortaron muchos pinos de la calle Ermitanet que se deberían haber preservado según el planeamiento urbanístico.

Hace tres meses el Ayuntamiento aseguró al Diari que las obras se estaban llevando a cabo eran «correctas y se ajustaban al planeamiento» pero finalmente ha reconocido que los trabajos en la última planta con fachada en la carretera de la Costa «no coincidían con la licencia otorgada».

Desde el consistorio no han querido entrar en detalles de qué parte del edificio deberá ser derruida. Fuentes municipales aseguran que se ha abierto un expediente de infracción urbanística y de restauración de la legalidad y está pendiente realizar la visita de primera ocupación a la totalidad del edificio para comprobar que el resto del establecimiento concuerde con la licencia otorgada.

El Ayuntamiento ha requerido al edificio que se ajuste a la legalidad, «por lo que tendrá que derribar aquella parte de edificación que incumpla». Al haberse efectuado unas obras que no estaban contempladas ni en el proyecto, ni en la licencia otorgada también se incoarán los expedientes sancionadores que correspondan «una vez se dispongan de los informes técnicos».

El consistorio también es consciente de que se debían mantener una serie de pinos que formaban parte de una zona ajardinada del hotel. Y aseguran que «se verificará en la visita de inspección de primera ocupación y si no se han mantenido deberá actuar en consecuencia».

El hotel, a la espera

El director general de Golden Hotels, Enric Aragonés, expone que hay discrepancias con dos habitaciones de esta última planta. Señala que según la última modificación del proyecto aprobada entendían que se podían hacer. Ahora están a la espera de que los técnicos que se encargaron de la construcción del hotel digan la suya y el Ayuntamiento resuelva la cuestión tras los informes técnicos. «Nos avisaron cuando ya lo teníamos hecho (...) pero haremos lo que diga el Ayuntamiento», concluyó Aragonés.

Temas

Comentarios

Lea También