Extorsionan a una empresaria de Cambrils y le exigen un pago en bitcoins

Los Mossos d'Esquadra intervinieron un arma de fuego de aire comprimido localizada en una papelera del parking del establecimiento. El juez decretó libertad para los cinco acusados el domingo

Jordi Cabré

Whatsapp
Esta arma de fuego es de aire comprimido. A primera vista parecía real. Fue encontrada en el aparcamiento del hotel. FOTO: CME

Esta arma de fuego es de aire comprimido. A primera vista parecía real. Fue encontrada en el aparcamiento del hotel. FOTO: CME

Los Mossos d'Esquadra de la Unidad de Investigació (UI) de la comisaría de Reus detuvieron el viernes día 2 de diciembre a cinco hombres vecinos de la provincia de Valencia y de edades comprendidas entre los 19 y los 40 años de edad, como presuntos autores de un delito de extorsión.

La investigación de la Policía Autonómica empezó a finales del mes de noviembre a raíz de la denuncia presentada por la administradora de un hotel de Cambrils. La mujer explicó a los mossos que durante el mes de septiembre unos individuos se habían intentado poner en contacto con los responsables de la empresa, primero a través de Correos y después a través de aplicaciones de mensajería.

Los individuos en cuestión querían hacer llegar documentación donde supuestamente se mostraban irregularidades cometidas por la empresa y les pedían a cambio de su silencio una transferencia de 50 bitcoins (en el mercado, actualmente cada bitcoin tiene un valor de 45.990 euros).  En resumen, le pedían 2,3 millones para no publicar las supuestas irregularidades.

Los responsables de la empresa hotelera no hicieron caso de las amenazas, pero pasadas unas semanas del primer chantaje recibieron otro mensaje con fotografías del personal del hotel extraídas de las redes sociales. A continuación, los enviaron un mensaje pidiéndoles, en esta ocasión, un único bitcoin (45.990 euros) a cambio de no difundir la documentación de la empresa. Tampoco accedieron al pago.

Primera visita de los extorsionadores

A finales de noviembre, tres hombres se presentaron en el hotel de Cambrils e intentaron encontrarse con la dueña del hotel sin conseguirlo. Contactaron con un trabajador a quién facilitaron un número de teléfono para que se pusiera en contacto con ellos. Fue el último "acto diplomático" de los extorsionadores. Después de ese episodio, los individuos amenazaron de nuevo a la víctima (la dueña del local) a quién dieron un ultimátum: si no negociaba el próximo paso seria secuestrar uno de los trabajadores.

Mientras los mossos hacían indagaciones para identificar a los autores de estos mensajes, el viernes 2 de diciembre por la tarde, el vigilante de seguridad del hotel alertó al 112 de la presencia de cinco hombres que preguntaban por los responsables de la empresa y que no se querían identificar. El 112 activó a patrullas de Mossos y de la Policía Local, ante el riesgo de que pudiera haber una pelea. Rápidamente, agentes de seguridad ciudadana y de la unidad de investigación de Reus que llevaba el caso llegaron al lugar. La Policía de Cambrils dio apoyo.

Los mossos comprobaron que se trataba de las personas que habían intentado extorsionar la administradora del hotel semanas atrás y los detuvieron por este motivo. Posteriormente, un vigilante del hotel localizó en una papelera situada al parking una arma de fuego. Según las primeras comprobaciones, a pesar de parecer real, se trataba de una pistola simulada de aire comprimido.

Los cinco detenidos pasaron a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia de Reus el pasado 5 de diciembre y el juez decretó para todos ellos libertad con cargos.

Temas

Comentarios

Lea También